martes, 14 de junio de 2016

LO QUE CREES, VERÁS!




Éxodo 14: 22- “Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por recio viento oriental toda aquella noche; y cambió el mar en tierra seca, y las aguas quedaron divididas”
Hebreos 11: 29 “Por la fe pasaron el mar Rojo como por tierra seca, y cuando los egipcios lo intentaron hacer, se ahogaron.”

 Dice que los egipcios siguieron a los hebreos pero cuando quisieron pasar por ese mismo camino, murieron. ¿Por qué murieron? ¿Por qué no pudieron pasar si el camino estaba ahí?
Los egipcios se metieron en ese Camino porque lo vieron abierto, no lo hicieron porque creían en el mismo Dios de los Hebreos, quien se los había abierto.
Lo vieron abierto y se metieron; su meta, aquello que tenían delante de sus ojos eran los Hebreos, a quienes perseguían. No era otra cosa, ni por otra cosa que eso, por la que entraron por ese Camino abierto en medio del Mar.  
  •         Hay muchos que se meten en el Camino, porque siguen a alguien que  está caminándolo, sea porque lo persiguen, sea por envidia o sea por imitación. Filipenses 1:15 “Algunos, a la verdad, predican a Cristo aun por envidia y rivalidad, pero también otros lo hacen de buena voluntad”
  •              Otros son invitados a entrar por él. (San Juan 1:43 “Al día siguiente Jesús se propuso salir para Galilea, y encontró a Felipe, y le dijo: Sígueme” )

·         Hay un Camino abierto desde hace 2016 años, muchos intentaron cruzarlo pero a la mitad quedaron muertos, ¿por qué?

“Porque el Camino solo lo ven y lo pueden andar, los que creen en el mismo.”

San Juan 14: 6 “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, NADIE VIENE AL PADRE sino es por mí.”

 “No todos pueden ver el Camino, como no todos pueden ver el Reino de Dios.”

San Juan  1:10 “En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por medio de El, y el mundo no le conoció.”

San Juan 1: 14 “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.”

El Verbo, la Palabra, Jesús, se hizo carne. Es lo mismo que sucedió en aquel tiempo, se abrió el mar, y el mar se hizo camino para ese pueblo.

·         Él, Dios estaba en Jesús, en el mundo; el mismo mundo que fue hecho por él, pero el mundo no le veía, no lo conoció. ¿Por qué?
Tenían ojos y no veían.
Muchos tenemos ojos y no vemos. ¿A cuál visión nos referimos? a la espiritual. Los hebreos tenían una visión espiritual, los egipcios solo la natural.

·         Hay cosas que ya están hechas, provistas y no las vemos. Hay ángeles a nuestro alrededor y no lo vemos.
Dios estaba en el mundo caminando entre ellos, el Verbo hecho Hombre, y no lo veían.
Hay cosas espectaculares que no pueden ser vistas por muchos.
Pocos son los que vieron al Hijo de Dios. Muchos veían a Jesús el carpintero, al hijo de María.

Marcos 6:3 “¿No es éste el carpintero, el hijo de María, y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? ¿No están sus hermanas aquí con nosotros? Y se escandalizaban a causa de El.”
¿Por qué no lo podían ver? Porque no creían en sus corazones, en Dios. Creían en lo que ellos habían levantado, edificado, inventado pero no podían creer en lo que venía dado del cielo.

  • ·         Lo que tú crees en tu corazón, es lo que ves.
  • ·         Lo que tú crees en tu corazón es lo que verás.

Reyes 7: 1 y 2
1-Entonces Eliseo dijo: Oíd la palabra del SEÑOR. Así dice el SEÑOR: ``Mañana como a esta hora en la puerta de Samaria, una medida de flor de harina se venderá a un siclo, y dos medidas de cebada a un siclo. 2-Y el oficial real en cuyo brazo se apoyaba el rey, respondió al hombre de Dios, y dijo: Mira, aunque el SEÑOR hiciera ventanas en los cielos, ¿podría suceder tal cosa? Entonces Eliseo dijo: He aquí, tú lo verás con tus propios ojos, pero no comerás de ello.

Este hombre a pesar de la posición que tenía, y del cargo que desarrollaba, no tenía lugar en su corazón para Creerle a la Palabra de Dios, dicha a través de su Profeta.
·         A veces muchos no tienen lugar en su corazón para creer la Palabra de Dios, el Mensaje del Evangelio, que es Poder de Dios para que sean salvos de la Ira de Dios, porque lo tienen ocupado por el Materialismo, el Humanismo, el Ateísmo, el Orgullo, las vanidades, las riquezas etc.
 Este hombre lo tenía ocupado por su Intelectualismo, era el Consejero del rey, él lo sabía todo. SU SABER LE QUITO LA POSIBILIDAD DE VER Y COMER DE LA BONDAD Y SALVACIÓN DE DIOS.

San Juan 3:3 “Respondió Jesús, y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el Reino de Dios.”
San Juan 3: 5 y 6 “Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.…”
·         No pueden Ver y No pueden Entrar al Reino de Dios, los que no nacen de nuevo.
NECESITAMOS UN NUEVO CORAZÓN PARA CREER. TAL VEZ NUESTRO CORAZON ES DURO, DE INCREDULIDAD.
LA INCREDULIDAD NOS ENDURECE NUESTRO CORAZON.
Marcos 11:23 “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate, y échate en el mar, y no dudare en su corazón, mas creyere que será hecho lo que dice, lo que dijere le será hecho.”
La duda, es hermana de la Incredulidad, y es la que nos hace perder las oportunidades y ocasiones que se nos presentan.
·         Hay muchos que no dudan que obtendrán si se esfuerzan, si trabajan en algo, y lo obtienen, lo logran, pero sin Dios.
·         El humanismo es eso, todo lo que el hombre cree en su corazón lo alcanzará, pero sin DIOS.
·         El cristianismo es lo contrario todo lo que el hombre le cree a Dios, lo alcanzará a través de su fe en él.

AQUELLO QUE TU CREAS EN TU CORAZÓN, VERÁS.

·       CREES EN DIOS, ENTONCES VERÁS A DIOS.

·      CREES EN JESÚS, ENTONCES VERÁS Y ENTRARÁS EN EL REINO DE DIOS.

EL REINO DE DIOS, ES LO QUE EL PADRE TENIA Y TIENE PREPARADO PARA SUS HIJOS.
ALLÍ COSAS QUE OJOS NO VIERON, NI OÍDO OYERON, NI SUBÍO A CORAZÓN DE HOMBRE, DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN (1 Corintios 2:9)
NI SUBIO A CORAZÓN DE HOMBRE: ES TODO AQUELLO QUE ESTÁ CERRADO SOBERANAMENTE PARA LOS HOMBRES SIN DIOS, PARA LOS QUE CREEN PERO SIN DIOS, QUE APARTAN A DIOS DE SU VIDA, a ellos Dios se los cerró, como a los Egipcios.
  • El mar rojo, se les cerró de golpe a los incrédulos egipcios. Eran faltos de Fe, no. Su fe estaba puesta en aquello que ocupaba su corazón: aniquilar a los hebreos, no en Dios.         

Jesús dijo: Yo soy el Camino de Salvación para escapar de la Ira venidera en medio de este mundo, pero solo se le abre a los que creen en su corazón que él es: el Hijo de Dios, quién murió en la Cruz por nuestros pecados, quién resucitó al tercer día de entre los muertos, quien está sentado a la Diestra del Padre, y se bautizan, como él ordenó en su soberana voluntad.
Los que no creen, no pueden verlo. Los que no creen no pueden comprenderlo, los que no creen no pueden hacerlo, pero los que creen ya están Caminando en medio del Mundo hacia la Vida Eterna. Aleluya!

Dios te bendiga!
Sara Olguín.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

!