lunes, 14 de agosto de 2017

DIOS NOS HABLA EN NUESTROS SUEÑOS

autor: Sara Olguín

 Génesis 28:17 “Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el SEÑOR está en este lugar y yo no lo sabía. 17-Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.”

Jacob no sabía, ignoraba que Dios estaba ¡EN ESE LUGAR!

Jacob no sabía que Dios estaba en todo Lugar, quizás Él pensaba como muchos piensan, que Dios está en un lugar y de ahí no se mueve.

Algunos piensan que Dios está solamente en la Iglesia: Por eso su comportamiento es religioso; de Dios se habla solamente en ese lugar, y ÉL nos ve solamente si vamos a la Iglesia y ahí hablamos con él.

Algunos piensan como Jacob que solo algunas personas tienen a Dios.

Jacob pensaba que Dios era el Dios de sus padres. 

 Muchos viven como quieren mientras están sus padres vivos, pues ellos son los que tienen la fe, son los que oran, los que van a la Iglesia, los que viven una vida cristiana, cuando se van de sus casas, o sus padres parten, entonces sienten:

  •   Que están libres de Dios (por fin)
  •   Que Dios se fue con los suyos 
  •   Que Dios no los escuchará ahora a ellos
  •   Que no saben nada de Dios.
  •   Tu caso es alguno de ellos?



Algunos ignoran que Dios existe, no porque no creen sino porque nadie les habló nunca de Dios. 
Y otros no creen que exista,  es decir no es que ignoran que Dios existe sino que lo niegan, pensando que con esto ¡Matan a Dios! ¡Lo anulan!, ¡No existe! Pero aún hasta los demonios creen en Dios, tiemblan ante él. Santiago 2:19

¡Pero aunque esto suceda Dios es, y está en todo lugar!

Hay muchos que no tienen ni noción de que Dios está cerca de ellos, lo ignoran y deben ser despertados por sueños de Dios!

¿Qué le había sucedido a Jacob? Había despertado de un sueño, diciendo que: Dios estaba aquí. ¿Dónde? ¿Dentro de sus sueños o fuera de ellos?


Dios puede estar en todo lugar, aún en tus sueños, creas tú o no en él. 

Dios visita al hombre en sueños, para hablarle, para revelársele o revelarle algo.
 Job 33:14 – 18 “Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; pero el hombre no entiende. Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho. Entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo para quitar al hombre de su obra,  y apartar del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada

Ejemplo de consejo y protección a José esposo de María madre de Jesús. Mateo 2:12
De revelación José el soñador. Génesis 37: 1-11

"Y estando él [Pilato] sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él." (Mateo 27:19)

Para que sea un sueño sea una visitación de Dios a nuestras vidas, 
tiene que tener como objetivo:
- traer consejo y  acercar el hombre a Dios.
- El sueño del Señor jamás traerá una revelación que vaya en contra de los principios, valores y doctrina encontrada en las Sagradas Escrituras.
 - Señalarle el camino hacia Él y hacia Su voluntad. Nuevamente es imperante recalcar que el sueño de Dios, bajo ninguna circunstancia, aconsejará algo que vaya contra la revelación mayor de la Biblia.
- El sueño de Dios tendrá como resultado que la vida del que sueña se pondrá a tono con Dios y, por tanto, habrá resultados de vida eterna ("detendrá su alma del sepulcro").
- El propósito principal de Dios para hablarle a los hombres es que estos sean salvos y hagan su voluntad
- El sueño de Dios produce cambios para bien. Por ejemplo, José había determinado abandonar a María cuando esta concibió del Espíritu Santo, entonces un ángel del Señor se le apareció a José en sueños y le dijo que lo que le sucedió a María fue por obra del Espíritu Santo. Entonces José cambió de parecer e hizo la voluntad de Dios.
- Los sueños de Dios, por tanto, nos llevan a la acción, nos llevan a hacer la voluntad de Dios y a abandonar nuestras ideas y comportamientos carnales.
- ¡Los sueños de Dios se CUMPLEN!

Tengamos cuidado de nosotros mismos, y examinemos en Dios nuestros sueños antes de contarlos: He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová. (Jeremías 23:31-33)

- Sueños carnales, vanos, sin dirección, fruto o enseñanza de sabiduría, advertencia o corrección que se alinee a la palabra de Dios. “Y les sucederá como el que tiene hambre y sueña, y le parece que come, pero cuando despierta, su estómago está vacío; o como el que tiene sed y sueña, y le parece que bebe, pero cuando despierta, se halla cansado y sediento . .” Isaías 29:8

- Cuando despertó Jacob, despertó diferente.
 Porque como dijimos, cuando tú eres visitado por el Dios Omnipotente en sueños te despertarás diferente, lleno de lo que Dios quiso verter en tu espíritu: Fe, arrepentimiento, perseverancia, sabiduría, temor de Dios, etc.

- Cuando despertó Jacob, vio algo distinto a su alrededor, que todo estaba afectado por la Presencia de Dios, algo que él ignoraba.

  •  El ignoraba que Dios estaba y podía estar en todo lugar, hasta en los sueños del hombre.
  • El ignoraba que todas las circunstancias, están afectadas por la Presencia de Dios.
  • Él no sabía que su vida estaba afectaba por la Presencia de Dios, pero ahora sí lo sabía.
  •  Él ignoraba que Dios podía moverse, de un lugar a otro. Y que no cambiaba por eso. 

Muchos son politeístas, tienen muchos dioses, porque ignoran que Dios es el mismo en todos los tiempos, y en todo lugar. Ignoran que Dios es Omnisciente y Omnipresente.  

- El pensaba que como él mantenía al Dios de sus Padres fuera de su vida, Dios no podía meterse en su vida, pero se equivocaba.
  Ahora dada la situación que estaba pasando, le convenía esto: Que Dios estuviera interesado en ayudarle.

- Los ojos de Jacob se habían como abiertos.
 Y pudo percibir algo que él nunca vio. Dios estaba ahí. Muy cerca de él. 

Dios está ahí donde tú estás, muy cerca de ti. No hay nada, no hay lugar que pueda impedir que Dios esté en el mismo lugar que tú estás ahora, de hecho Dios estaba cuando tú, eras formado por él, en el vientre de tu madre. Salmo 139:7 – 17
Cuando tenemos consciencia de esto, ya no podemos: Pecar- ni nos sentimos más solos.


  • Muchos pecan porque no tienen conciencia de la Omnipresencia de Dios.

Creen que Dios tiene jurisdicción, fronteras, nacionalidad, límites. Todas estas fortalezas mentales impiden ver la Grandeza de Dios.


Jacob despertó de ese sueño: Viendo – Sabiendo- y con temor de Dios.
Esto fue el objetivo de Dios y es el objetivo de Dios cuando viene a nuestros sueños, que: 
¡Veamos como realmente debemos ver!

 Que él es. 

No que no es, no existe, o fue ayer y ya no es, sino que es El Eterno Dios. Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente.

Que sepamos lo que ignoramos. Siempre habrá dejado en nosotros una revelación de la Verdad. Una mayor iluminación a nuestro espíritu.

Y que tengamos un mayor Temor de Dios.

Estas tres cosas le dieron una nueva percepción a Jacob, al punto que él pudo discernir que ahí estaba la Presencia de Dios,  la morada de Dios (casa de Dios) y que esa era la puerta del cielo.

 Jesús dijo: Yo soy la Puerta, él que por mí entre hallará pastos. Y entrará y Saldrá.

¿Que significa: Yo soy la Puerta? que el reino tiene una entrada, única, cerrada y que solo Dios la abre cuando nos la revela; a quien él quiere. Jacob todavía no lo sabía, porque Dios no se lo dejó saber.
 No por que vivas al lado de alguien creyente y consagrado, Dios te abrirá su Puerta. Pues Él es quien tiene misericordia de quien él quiere. 
La puerta te ha sido revelada a ti, Gloria a Dios, ora que la bondad de Dios le revele a los tuyos la Puerta de su reino, por la revelación.

Jesús le dijo a Pedro:17- Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre sino mi Padre que está en los cielos, 
18: y yo también te digo que tú eres Pedro,…. La entrada al reino te cambia tu naturaleza terrenal por una nueva naturaleza espiritual, ¡aleluya! No puedes seguir siendo la misma persona, tu nombre ya no es el mismo, ahora eres ¡Hijo de Dios! (Mateo 16: 17 y 18)

 Jesús dice en San Juan 3: 3 a Nicodemo, nadie puede ver el reino de Dios sino naciere de nuevo. 
¿Qué quiere decir?  Que la revelación de Jesucristo, la Morada de Dios y nuestra puerta al cielo,  no es dada por hombres, ni accesible a nadie.

No puedes entrar ni ver el reino sino te lo revela el Padre. Esta escondida de los hombres, por eso podemos vivir dentro del reino, hermanos, y no ser vistos de nadie, ocultados a sus ojos.
 Allí podemos entrar y salir voluntariamente cuando queremos. Ir al Padre estar con él, tomar lo que necesitamos y regresar, ¡aleluya! San Juan 1: 50- “ Respondió Jesús y le dijo: ¿Por qué te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? (esto nos lo pueden decir hasta los demonios de adivinación, no es nada ante lo que Dios nos puede revelar) Cosas mayores que estás verás.
¿Cuales? 51- Y le dijo. De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el hijo del hombre”

¿Qué quiso decir con esto? Que a los que Dios el Padre le da entrada por su Hijo al reino, puede entrar y salir, libremente, moverse, ser y existir en su Presencia. Su Presencia es el reino.

El Padre visitó a Jacob en sueños y le reveló al Hijo: Este no es más que: Casa de Dios y Puerta del Cielo. Y quien no es sino Jesús: Nuestra morada en los cielos y nuestra puerta para entrar al cielo.
 San Juan 10: “9-Yo soy la puerta: el que por mí entre será salvo; entrará y saldrá, y hallará pastos.”
Nadie puede revelar al Hijo sino el Padre (quien lo hizo en sueños a Jacob) nadie puede venir al Padre sino es por Jesús (la puerta al cielo y la morada de Dios) 
Cuando Pedro vio a Jesús, quedó temblando y dijo en Lucas 5: 8 “8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador.”
Pedro lo había recibido como su Salvador, pero aquel día en la barca, Pedro vio a Jesús, el Señor absoluto de todo y de todas las cosas.
Aquel día Pedro vio, vio el Reino de Dios y vio al Señor absoluto.
Esto conmovió tremendamente a Pedro, se vio a sí mismo también como lo más pequeño e insignificante ante tanta Omnipotencia y supo por revelación del Padre lo que terminamos de hablar de Mateo 16: 17. Y no podía contener más esa revelación dentro de sí, hasta que la confesó delante de Jesús el Señor!!!

¡Necesitamos ver a Jesús como Señor, para poder poseer la puerta de nuestros enemigos!
¡Cuando vemos a Jesús, vemos la Puerta y la Morada de Dios, es decir el reino de Dios!


Pero nuestros ojos solo pueden ser abiertos por el Padre, sea en sueños, sea despiertos.
Ahora el camino que comenzaba, sin sus padres, lo iniciaba  solamente con Dios, él y Dios, ese Dios que se le manifestó en sueños. Pruebas, tentaciones, dolores, desaciertos, y aciertos vendrían sobre él, pero ahora Dios estaría en su corazón. Y él estaría en su reino.


¿Dónde está Dios hoy en tu vida? ¿Lo sabes?


Cuando Jacob despertó, miró y tomó la piedra sobre la cual había dormido y la levantó poniéndola por señal, y la levantó y la ungió con aceite y declaró versículo 22y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios, y de todo lo que me dieres el diezmo apartaré para ti”
 Jacob recibió sabiduría de Dios. La sabiduría de Dios, no es accesible a cualquiera, solo a los niños, a los humildes, a los que reconocen quien es Dios se le revela las verdades del Reino de los cielos. Para recibir la sabiduría de Dios, se requiere nacer de nuevo y ser como un niño.
Jacob recibió conocimiento de Dios. De algo que no sabía de Dios. Que no le fue dicho ni él había oído: que Dios estaba en ese lugar.
 Cuando despertó vio que la Presencia de Dios estaba allí, junto a él. En ese aquí y ahora, en ese presente de su vida, en esa precisa situación.

Dios está en tu vida hoy. ¡En tu hoy, está Dios! En este mismo momento que estás viviendo, y no necesitas soñar porque Dios te lo está diciendo: él está ahí. No es un lugar físico, es un lugar espiritual, es el preciso momento que estás viviendo ahora, ¡¡aleluya!!
Jacob necesitaba recibir conocimiento de Dios, es decir inteligencia espiritual, y sabiduría de Dios, para poder entrar por esa puerta que Dios estaba abriendo,  para que entrara al tiempo nuevo que venía sobre él. 

  • Hay un nuevo tiempo que se nos abrirá a través de la puerta de la revelación,  del conocimiento de Dios, y  del Temor de Dios.
  • Un tiempo donde la ignorancia te será quitada, por la revelación de su Santo Espíritu y no el conocimiento carnal o natural del hombre.
  • El conocimiento de Dios aumentará sobre ti, y eso te dará nuevas fuerzas para emprender lo nuevo, hacía Padán-Harán.
  • Por  falta de conocimiento fallamos en los ciclos nuevos que debemos iniciar, recorrer y terminar.

Dios a pesar de todos los defectos, y fallas cometidas por Jacob, no quería que él fracasara en ese viaje que emprendía, y se le revelo como Morada y Puerta. Como refugio, y seguridad. Como descanso y provisión. 
Dios no quiere que tú fracases en tu viaje, hacia un nuevo lugar, un nuevo desafío, un nuevo nivel. 
Dios quiere revelarte y responderte lo que tú quieras preguntarle, pero debes saber que sus respuestas son divinas. No hay respuestas de este tipo en la tierra, porque solo hay uno DIVINO y ese es Dios.
No te asombres con lo que ya sabes, como le dijo a Natanael, porque ¿Qué pasará cuando te revele todo lo que está en su reino.?
Dios te bendiga son sus sueños de revelación.
Sara Olguín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!