¿DONDE APOYAS TU CABEZA?

 


Por: Pastora Sara Olguín

En Génesis 13, nos relata la Escritura, cuando llegó el momento en que tuvieron que separarse  Abraham y Lot, un tiempo en que lo que había dentro del corazón de Lot, salió a la luz, y ése fue aquel tiempo.

 El nombre Lot significa "escondido, oscuro".
 Un altercado, una discusión de los  pastores de sus respectivos rebaños,  provocó  que aquello que, por años estaba guardado en el corazón de este sobrino fuera manifestado.

 Jesús sabe lo que hay en el corazón del Hombre (Mateo 15:19) pero nosotros muchas veces ignorándolo actuamos y somos engañados.

En la vida de Abraham llegó también un momento en que debía tomar una decisíon: separarse de su sobrino Lot.
Para esto Abraham debió comprender, de que espíritu era aquel a quién él amaba; creo que  fue doloroso para Abraham, pero Dios no permitió el daño entre ellos. No se separaron con rencor, con amenazas, con falta de perdón.
 Fue una determinación pacífica y razonada, aún Abraham le dio la oportunidad de escoger primero a su sobrino, la tierra donde El se dirijiría, y así le dijo: escoge tu hacia donde irás...

 Al dejar decidir a su sobrino primero,   Abraham  conoció que había en su corazón. 
Se dio cuenta lo que aspiraba estando junto a El, lo que motivaba su permanencia.
 Quedó mirando el corazón en los ojos de su sobrino, cuando este miraba toda aquella tierra que le esperaba por delante; cómo tomaba aquella situación como su oportunidad de pasar adelante de su Tío y ser dueño de todo aquel territorio. 
Abraham quedó tal vez desilusionado, tal vez sorprendido, pero comprendió a su Señor cuando le dijo :Abraham " deja tu casa, tu tierra y tu parentela".
 Y bien, ese era un momento muy fuerte, no se había dado cuenta hasta allí, que no había obedecido totalmente a esa orden de separación, por eso  cuando Abraham pudo ver lo que mantenía a Lot cerca de su persona, y  pudo comprender lo distintos que eran, también le pedío perdón a Dios, por haber pensado que él se equivocaba, que no se debía ser tan drástico.
Situaciones como estas se repiten hasta hoy en la vida de muchos de sus Hijos que no aceptamos el consejo de Dios; de separarnos del mundo, de los deseos de los ojos, y de la vanagloria de la vida.
De separarnos tantas veces, de amistades que parecen tener nuestros propios intereses pero vale un momento como el que vivió Abraham para darse cuenta el interés que realmente tenían guardado, escondidos en sus corazones.

¿Porqué Dios le pidió separarse de su parentela, de su sobrino Lot, debiendo intervenir al permitir esta riña entre sus pastores?
 Por que Lot significaba,  una influencia en la vida del Patriarca, y no buena por que no era sincera.
 Una influencia que hasta ese tiempo no le afectó pero que Dios, sabía que por lo que había preparado para Abraham, lo que ya tenía que llegar a El, ese Nuevo Nivel espiritual, no podía continuar con Lot, porque su presencia le iba a impedir acceder en plenitud.

Quizás te encuentres en un tiempo donde aquellos que venían contigo te dejaron o van más aprisa, o se quedan atrás o estando a tu lado es como si no lo están; Dios lo está permitiendo, porque te necesita solo para que subas un peldaño más.
Hace muchos años, Dios se acordó de mí, de mis oraciones continuas pidiéndole que me usara; pero el vino diciéndome: sepárate de tus amigos.
 Yo no entendía, mis amigos eran cristianos como yo, servían como yo en pequeñas tareas de nuestra iglesia, amaban a Dios, y no comprendía, pero le obedecí, me costó mucho, estaba acostumbrada a ellos, a sus maneras de reír, de hablar, de entretenerse, pasábamos mucho tiempo juntos, yo los amaba, mucho mas que eso estaban encarnados, pertenecían a mi vida, pero también Dios pertenecía a mi mundo, y yo quería más de El.
Entré en un tiempo de mucha hambre y sed de Dios y con dolor me fui separando, cuando al fin pude vivir sin ellos, empezó en mi una transformación desde la manera de orar,   de consagración,y de mi forma de pensar. 
Ellos no eran malos, para nada, y no se trataba de eso, Dios estaba acercándome más a El. 
Solo después vi cosas que no veía, que me afectaban y detenían en mi crecimiento, casi que el sentido del porqué somos salvos, se me había adormecido, yo disfruté aquel tiempo Dios, me lo había permitido, pero ahora debía seguir porqué había propósitos, había otras personas que entrarían en mi vida que seguirían como" piedras de afilar", moldeándome a fin de serle útil.
 Después de ese tiempo Dios me recompensó y me entregó una maravillosa  Misión. Claro que él sabía, que a causa de dónde él me iba a colocar  sus comentarios, como sus actitudes, me impedirían, me influirían negativamente en aquella Misión.

Puede ser que este sea un tiempo donde te sientas espiritualmente extraño y necesitas volcar tus pensamientos, hablar, escuchar a alguien, reflexionar.
 Un tiempo en el cual como nunca necesitas apoyar tu cabeza, y descansar.
 Abraham, había llegado espiritualmente al final de un ciclo, había crecido al máximo, rendido y  entregado lo que se iba produciendo en él. Ahora algo le sucedía, ya estaba satisfecho en lo material, espiritual y emocionalmente, había llegado al logro. Dios, iba a comenzar un nuevo trabajo en él, iba a sacar cosas y poner otras; "Un trato avanzado" exactamente, primero: como le dijo en la etapa anterior "deja tu casa, tu tierra, etc", luego: las experiencias, ahora en un nuevo nivel de madurez le dice: deja ir a tu sobrino Lot.
 Solo Dios sabía que representaba Lot para abraham; tal vez el hijo que no tenía; la familia que tuvo que dejar, el amigo... 
Lo cierto es que cuando Dios comienza te saca lo primero que afecta tu cabeza, tu manera de pensar. 
No le dijo :deja a Sara, sino -deja ir a tu sobrino...a aquello oscuro que te influirá.

¿Donde apoyas tu cabeza? ..
.
Jesús respondió al discípulo de Juan el bautista, -No tengo donde reposar mi cabeza, (en este mundo), porque Jesús sabía lo importante que es la cabeza (Col 1:18) y como él debía cuidar su cabeza de toda influencia del mismo.

 Recordemos a Sansón donde apoyaba su cabeza: en Dalila, que significa coqueta y veleidosa.
 Sansón coqueteaba con el pecado y allí apoyaba su cabeza.
 La influencia de un espíritu veleidoso, lánguido o inconstante,  nos lleva a coquetear con aquello que no nos es bueno.
 Y mientras él reposaba sus pensamientos en aquel regazo, el espíritu de coqueteo le iba robando, cortando la comunión con Dios, lo que significaba esos cabellos largos, que astutamente Dalila le corto. 

Recordemos al Rey de israel en 2° Reyes 7:2, que se apoyaba sobre el brazo de la incredulidad de su consejero y capitán; o al Rey Acab que se apoyaba en Jesabel, la reina,  quién ejercía sobre él manipulación.

Cada nombre significa aquello en lo cual estos hombres habián rendido una parte de su cabeza.
Deut 28:13, dice que debemos ser cabeza y no cola, porque la cabeza es la que dirige, gobierna.
Jesús sabía que Él iba a ser Cabeza de la Iglesia y caminó cuidando en quién apoyarla.
 La Palabra nos dice en Romanos 12:2 " No os conforméis a este mundo", como un punto de apoyo para nuestra manera de pensar, para nuestros pensamientos, para nuestras reflexiones.
 En la almohada la forma de la cabeza queda plasmada, cuando arreglamos nuestra cama, debemos sacudirla para sacar esa moldeadura que deja nuestra cabeza al apoyarse para dormir, así debemos perder toda moldeadura que el mundo, amigos, tradiciones, culturas nos han dejado en nuestra mente

Dios tenía un nuevo tiempo para Abraham, un nuevo nivel, su Cabeza, aquella que dirigiría sus pasos debía estar libre de toda influencia  y  Lot a causa de esconder ambiciones mundanas, podía ser un punto de apoyo peligroso para El.

 Dios lo sabía y Dios le ayudó a aceptarlo y separarse de El, esto lo entendió cuando obedeció.

 La pregunta es ¿en este tiempo que estas viviendo, en quién te apoyas? ¿quién es tu punto de reposo, dónde apoyas tu cabeza para meditar, reflexionar?.

Recuerda que tu mente tomará la forma de aquello en lo cual la apoyas, y esa será la influencia que para bien o para mal, marcarán tus pasos en el camino de la fe

Dios te bendiga.
Sara Olguín



Comentarios

LOS QUE NOS VISITARON

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

EL AROMA DE DIOS

Muchas gracias por tu visita!