sábado, 12 de mayo de 2012

DÉJALO NACER

SALMO 139:1.."Oh DIOS, tú me has examinado y conocido. 2.Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; 3.Has escudriñado mi andar y mi reposo y todos mis caminos te son conocidos...
11. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aún la noche resplandecerá dentro de mí.
12.Aún las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz. 
Ciertamente Dios conoce al Hombre, y cuando reflexionamos en esto estamos hablando, no del conocimiento físico, sino del interno.
Dios nos conoce internamente, el sabe como fuimos formados en el vientre de nuestras madres, por que El mismo que es la Vida estaba allí. Pero Dios nos conoce aún más profundamente, al punto de no haber nada, que podamos esconderle, ni tampoco ningún lugar, en el que podamos escondernos de delante de sus ojos.
El primer Hombre, Adán y Eva, fueron creados por y en el Amor de Dios, con libre albedrío y con un solo mandamiento, al fallar  al mismo, se escondieron de Dios detrás de un árbol.                
El intento del corazón del Hombre ha sido desde entonces, huir y esconderse, esconderse y huir; física , mental y espiritualmente.
 empío sin que nadie lo persiga; .."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!