NO TODO NOS AYUDA AL BIEN!


Hay ciertas circunstancias, ciertas situaciones, que la Palabra de Dios llama: "todas las cosas" las que  parecen tener un mandato de Dios de "ayudar a los llamados conforme al propósito de Dios" a fin que ese propósito se cumpla.


En el hablar del mundo, dónde no conocen la Voluntad de Dios, se ha hecho de esta frase,  portada de boca en boca por las generaciones, como un refrán de sabiduría popular, para todos los que pasan por muchas tribulaciones y al final parecen ser ayudados por la mano de Dios.

 La pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿Cómo sabemos si todas esas cosas vienen a  ayudarnos como una orden  de parte  de Dios?

 Fijémonos en algo muy importante, si esas cosas no son enviadas por Dios sino que algunas veces son por causa del propósito, y otras por estar lejos del mismo, a fin de meternos dentro.

 Otra sería pregunta que deberíamos hacernos es  ¿Si estamos en su propósito o en el nuestro?
Creo que quién no conoce la voluntad de Dios no puede estar en su propósito.

Tribulaciones, angustias, peligros, hambre, desnudez, espada, persecuciones...
Romanos 8:28 dice" Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados"...

Veamos  en la vida de aquel, que inspirado por el Espíritu Santo, escribió la teoría de esta verdad, pero que en la carta de Hechos de los apóstoles nos escribe la práctica, de la misma.
Dos hechos que le quitarían las ganas de servir al Señor a más de uno, porque esta persecución de muerte que pasa o vive nuestro hermano y apóstol Pablo no es solamente por andar en el Camino sino como dije antes servirle, llevar a cumplimiento el propósito de Dios que había en su vida según Hechos 26:16-18

En Hechos 9:23 al 25, Pablo vive una atmósfera de asechanza de muerte como aquellas que él mismo generaba en los cristianos que en otro tiempo perseguía; un asecho constante por judíos que habían resuelto en consejo matarle. Y por lo cual de noche y de día custodiaban las puertas de la ciudad donde estaba el apóstol.
 Fue entonces que Pablo conoció la valentía de la hermandad en Cristo, unos discípulos, de quienes no se conocieron sus nombres, tomándolo de noche, lo bajaron por el muro, por medio de una canasta,( la cual milagrosamente no se rompió con el peso de Pablo).
 En otra oportunidad Pablo relata como se trama un complot de muerte contra Él, bajo juramento de maldición, de que no comerían y beberían hasta no darle muerte. Esto fue tramado por cuarenta hombres quienes instigaron a participar a los principales sacerdotes y ancianos, pero la presencia de un sobrino de Pablo, hijo de una hermana suya, que oyó y reportó el hecho al mismo, hizo que éste lo llevará ante el Tribuno, para declarar lo que había oído, y así fue ayudado por la Gracia de Dios y enviado a Felix el gobernador siendo salvada su vida de la conspiración de muerte.
 Ciertamente estos relatos de Pablo nos enseñan la verdad de Romanos 8:28, que todas las cosas que ocurran serán para salvaguardar el propósito en sus siervos.
 Pablo debía hablar de Jesús ante los Gobernadores, cosa que llevó a cabo, de la manera menos pensada tal vez por Pablo, ya que para Él en su anterior vida,  le era normal moverse entre los grandes de su pueblo y de Roma, pero en el propósito su presencia era de un sentenciado a muerte por causa de Cristo, ya no su gloria, su fama, o su renombre, sino sólo Cristo.
Muchos de nosotros hemos recibido por profecías confirmaciones del propósito de Dios en nuestras vidas y como José , el administrador del Faraón, creímos que sería de una manera pomposa llevar el propósito de Dios, es más creíamos que era o es el propósito el que nos tiene que llevar en sus hombros, pero así como cuando Cristo entró en Jerusalén sentado en un pollino, donde era Él y no otro quién recibía las aclamaciones, así también es con los llamados conforme al Propósito de Dios. No como la pensamos nosotros "Oh a mí, me llevarán con honores sobre el caballo del Rey" como pensaba Amán, se acuerdan (Ester 6:6), sino a la manera de Dios: "es necesario que mengüe yo, y que El crezca" por causa del propósito.
Alejados del Propósito de Dios
Pablo anduvo en el propósito de Dios, lo seguía y moría cada día por él, pero que pasa cuando somos rebeldes o ignorantes de su propósito en nosotros, alejándonos del mismo.
 ¿Cómo se comportarán las cosas que suceden en nuestro alrededor? ¿para bien? Seguramente, pero nos traerán con látigo, con dolor. 
Veamos como un muy conocido hermano no quiso saber nada con el propósito, y se alejó del mismo, veamos como le fue a Jonás.
En Jonás 1:2- dice" Levántate y ve a Nínive, a aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad contra mí. 3- Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.
 ¡No he visto a uno más obstinado en su opinión que Jonás.!
 ¡El estaba en desacuerdo, nada menos que con Dios!
¡No era de la misma opinión, que soberbia!
 Nínive no merecía ser salvada o mejor dicho visitada por el mensaje de la salvación, pensaba Jonás, tan ciego y obstinado, que creo que fue la única persona que pagaría un pasaje (pagaría de su propio bolsillo un pasaje), pero para alejarse de Dios, ¡esto es tremendo!!
¡ El se pagó el pasaje al lugar más lejos, según El, donde Dios no lo encontraría, puede Usted creer eso! tremendo, el salmo 139 nos dice "Adónde huiré yo de tu presencia, Señor!!! Si tu estás en la Luz y en la oscuridad, en lo Alto como en lo profundo, puedo yo esconderme de ti? ¿Puedes tú no verme?
¡My Good! como dicen mis hermanos gringos.
Jonás no sólo huía de Dios, sino también de su propósito, al cual El había sido llamado, como instrumento para anunciar la Misericordia de Dios, a con un pueblo que había colmado la paciencia de Dios.
 ¿Y qué pasó?
 Dios lo fue a buscar, lo fue a buscar porque sí o sí Jonás cumpliría su propósito
.¿Acaso no fue el Dios de la Misericordia que salió, antes que por Nínive, por El?
 ¿ El que recibe por Gracia no debe dar de Gracia? ¿Era tan difícil anunciar la Misericordia de Dios, habiéndola experimentado y recibido?

Ahora ¿fue Dios mismo a buscarlo? ¡No! ordenó a "las cosas" que lo volviesen a poner en el propósito como vemos en Jonás 1:10 "Y aquellos hombres temieron sobremanera, y le dijeron: ¿Por qué has hecho esto? Porque ellos sabían que huía de la presencia de Jehová, pues él se lo había declarado"11-"Y le dijeron ¿qué haremos contigo para que el mar se nos aquiete? Porque el mar se iba embraveciendo más y más." 
Dios ordenó a la tempestad, y al mar, así como al gran pez que tenía preparado que ayuden a Jonás a regresar al propósito, cosa a la cual Jonás accedió dentro del vientre de ese gran pez.
 ¿Cuántos de nosotros podemos atestiguar esto, cuántos hemos sido traído por las tribulaciones, las angustias, los peligros, las persecuciones, al propósito de Dios en nosotros que habíamos descuidado, o abandonado? 
¡Gloria damos a Dios por haber tenido misericordia y piedad de nuestra condición y de no haber mirado nuestra ignorancias, obstinaciones o rebeliones a su voluntad sino que por amor a su Hijo nos perdonó. para transformarnos en instrumentos de bendición!
Todas las cosas ayudan a bien. ¿A quienes? a los llamados conforme a su propósito.
 El nos llama porque hay una necesidad.
 ¡El llama a que las cosas sucedan y actúen porque hay una necesidad!  La necesidad la tiene la humanidad, los hombres y las mujeres, los niños. La tierra y las Naciones. 
¿Cuál es? La salvación por la redención de la sangre de su hijo Jesús.
Pero los propósitos son de Dios. 
Pablo nos dice en Romanos 8:35-37 "¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? 36- " Como está escrito: por esta causa somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. 37- Antes, en todas estas cosas somas más que vencedores por medio de Aquel que nos amó".

Antes en "todas estas cosas", somos más que vencedores y no por causa nuestra sino por causa del propósito al que fuimos llamados.
 ¡Seamos más que Vencedores en aquello en lo que hemos sido confirmados, como el Apóstol Pablo, porque ni la muerte ni la vida nos separará de su amor, en Cristo Jesús, que es lo más valioso que Dios escondió dentro de nosotros, a fin que de éste seamos motivados a llegar a la meta de su voluntad! 
Dios te bendiga
Pra Sara Olguín

Comentarios

LOS QUE NOS VISITARON

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

EL AROMA DE DIOS

Muchas gracias por tu visita!