miércoles, 3 de octubre de 2012

LA NATURALEZA DEL CISNE!

  
Levítico 11:18 No comerás la carne del cisne, dice Jehová en el antiguo testamento. Hoy leyendolo casi pensamos ¡qué locura! quién pudiera comer la carne de  tan bella ave.

Hace un tiempo habiendo ido  parte de nuestra congregación, en un día especial de primavera, cerca de un rio,  a fin de compartir un buen asado junto a nuevas personas que no conocián la Palabra de Dios, tuve el privilegio de apreciar de cerquita a un grupo de Cisnes, blancos y grises, grandes y hermosos, que estaban nadando a la orilla de este grande rio que a propósito se llama Adda, y queda en la localidad de nombre Pozzo D'Adda,  cerca tambíen de Bergamo al norte de Italia.
Bien, estabamos allí todos muy emocionados, por causa del olorcito que se hacía mas profundo de la carne sobre la parrilla y la leña ardiendo, contentos por la libertad que gozabamos entre nosotros y las personas que habíamos invitado, como tambíen alegrándonos por ver a los niños entusiasmados de ver también así cerquita, a estos cisnes sobre el agua. Llamaban la atención de todos los que estabamos allí con sus plumajes, sus grandes y pesados cuerpos, sus extensos cuellos, y sus delicadas cabezas.
Pero de repente nos sorprendieron con sus actitudes desinhibidas, al dejar el agua, y con un fuerte graznido dirigirse hacía nosotros de una manera prepotente y agresiva, haciéndonos entender que querían a la fuerza del pan que los niños, en un primer momento les arrojaban a la orilla del rio.
Realmente me dejaron muy desilusionadas en su áspera manera de comportarse, antipáticos y nada sociables. Requerían forsozamente más comida. ¡Qué decepción! verdaderamente siempre admire los cuadros, dibujos y fotos de cisnes que transmitián para mí una imagen de belleza extraña y armoniosa, perfecta. Al verlos siempre en pareja despertaban mi admiración y cierta ternura. Luego un día que encontré este versículo en el libro de levítico, me puse a meditar en ello. Dios prohibió comer la carne de ciertos animales y aves que al tiempo de hoy es verdaderamente un poco imposible de creer que se pudiera comer, pero mirándolo espiritualemente y estudiándo su naturaleza diría que Dios pudiera habernos advertido de no comer de no incorporar en nosotros, en el interno de nuestro corazón la naturaleza engreída de los cisnes, por ejemplo.
Cuando mis ojos se encontraron con los ojitos de estos cisnes, me chocó ver con que severidad nos observaban. Como si nos quisieran someter, sus ojos eran verdaderamente ásperos y sus actitudes eran como si nos despreciaran, un aire de orgullo quedo al descubierto debajo de su perfecta belleza. Creo que este animal representa el corazón del ser humano, cuando creen estar más altos que cualquiera en sus pensamientos, posición o condición y lamentablemente de muchos cristianos. Hermosos y engañando a través de esa falsa belleza esconden detrás de sus ojos la arrogancia de sus voluntades. ¡Cuántos tienen esta actitud de cuellos largos! Erguidos, como desafianado toda autoridad y exigiendo se les dé velozmente lo que estan pidiendo.
Despúes de esto, comprendí y digo realmente "No comeré la carne del cisne", me basta con verlo pero así como decidí no acercarme más a ellos , así decidí cuidar mi corazón de que se indigeste con carne de tal naturaleza. Ojo! Pon tu también atención, no caigas prendado con su belleza comiendo esta carne prohibida en vez de otra permitida!
Dios te bendiga y hasta pronto Past Sara.

2 comentarios:

  1. Vana es la gracia y engañosa la hermosura; Dios nos dice que el mira el corazón; no la apariencia; y viene mucho al caso; nosotros vemos lo de fuera y luego por sus hechos; los conocemos y llegamos a decepcionarnos; pero debemos entender que ninguno de nosotros es perfecto; creo que esta es una ilustrativa reflexión acerca de ver mas allá de lo externo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Zoraida tu comentario contribuye al tema, ayudando a meter el consejo de Dios en nuestros corazones, sufriríamos menos decepciones y decepcionariámos menos como dices, gracias y otros mas sean edificados con tu comentario, Dios te bendiga!Pastora Sara

    ResponderEliminar

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!