LA PUREZA DE ZAQUEO


Lucas 19:3 "Este quería conocer a Jesús, pero no conseguía verlo porque había mucha gente y Zaqueo era pequeño de estatura".

Dos motivos que impedían que Zaqueo conociera a Jesús (no era cuestión sólo de verlo): 1- Había mucha gente 2- él, era pequeño de estatura.
Hoy hablaba la Palabra a mi corazón con esta corta frase en la historia que vivió Jesús junto a Zaqueo.
El nombre Zaqueo significa: Puro.Honesto.
En la antigüedad se creía mucho en la fuerza que daba un nombre, sobre la personalidad de aquel que lo llevaba; al decir su nombre una persona estaba revelando parte de su carácter; estaba descubriendo ante quienes lo oían, quién era él.
Lo vemos en toda la Palabra, Dios, desde el principio estableció esto, cuando le transfiere el trabajo a Adán de dar nombre a todas las cosas y animales, como dice en Génesis 2:19.
Luego vemos en Génesis 17:4-5 cuando Dios cambia el nombre de Abraham por razón del puesto donde lo puso, porque te he puesto por padre de...naciones." 4-"He aquí mi pacto entre mí y ti, y serás padre de muchedumbre de gentes. 5- Y no se llamará más tu nombre Abram (Padre enaltecido) sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbres de gentes."
Así la Biblia nos relata tantas historias sobre esto que me gustaría mucho en otra oportunidad compartir con vosotros.
Zaqueo, había sido llamado por sus padres, seguramente ellos declararon (porque como he explicado no era una cuestión de azar poner el nombre de un hijo en el pueblo hebraico) que su hijo sería una persona pura, inocente, honesta. ¡Cuán lejos estaba al pasar los años, Zaqueo, de aquel hombre que sus padres desearon que El fuese!
Según la historia Zaqueo, era Jefe de los publicanos, y según los comentarios del pueblo, sobre esta clase de hombres que estaban al servicio de Roma, eran deshonestos y ladrones del pueblo de Dios.
El quería conocer a Jesús...¿ por qué quería conocer Zaqueo a Jesús?
¿Qué podía encontrar de interesante, o de común, o de atrayente en Jesús? ¿De donde le venía esa fuerza tan grande, esa curiosidad de ver quién era?
Hemos dicho que conocer el nombre de una persona, era como conocer la persona misma, ¿Le habría impactado el Nombre de Jesús a Zaqueo? ¿Habría creído que se trataba del Mesías, el Hijo de Dios, el Salvador como su nombre lo revelaba?
Hay muchas personas, en todo el mundo, hoy en día, con muy malos prontuarios, curriculos, historias, profesiones que quieren conocer a Dios, no obstante ello.
Que se meten en una y en otra secta o disciplinas raras que encuentran, y que son capaces de hacer y dar lo que les pidan, porque hay en ellos un sincero y puro deseo de: Conocer a Dios.
Ellos a pesar de todo quieren ver a Jesús!
La misma Palabra de Dios nos dice en Mateo 5:8 "Dichosos los de corazón limpios, porque ellos verán a Dios"
¿Podía tener un hombre tan contaminado con el imperio romano y el dinero, el corazón puro como para que le naciera el deseo de ver a Jesús?
¿ Esta hablando la Escritura, y Jesús, en las bienaventuranzas, de un corazón limpio de pecado?
¿ O de un corazón sincero, limpio de intenciones escondidas, de deseo puros?
¿Quien pude tener el corazón limpio de pecado primero, para después tener el deseo de conocer a Dios? ¡Nadie!
Es Dios quién, nos hace nacer el deseo, el anhelo. Dice la Palabra en Efesios 2:8" Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios". 
Es Dios el que llama, es Dios el que produce así el querer como el Hacer Filipenses 2:13, entonces, vemos aquí el maravilloso amor de Dios hacia los perdidos y extraviados
El deseo del corazón del perdido, como de Zaqueo venía de Dios, para que en su presencia ninguno se gloríe!
Dice Lucas 19: 3 que, "aunque él quería verlo, no lo conseguía por causa de que había mucha gente"
¡Ah, qué extraño! entonces ¿era o no la gente, el impedimento para Zaqueo?
 Sí, era la gente, porque siempre será el entorno, que impedirá, a quién está buscando con corazón sincero a Dios, que lo encuentre.
 Como hemos visto anteriormente, porque la voluntad de Dios es darnos: ¡el deseo de conocerlo!
La gente levanta argumentos, juicios, paralelos, abulta y distorsiona la Verdad. La gente crea obstáculos, levanta muros: religiones y tradiciones que alejan al Hombre, de Dios.
Segundo impedimento de Zaqueo:
El verdadero problema de Zaqueo: su baja estatura.
Ese problema fue la causa de su decisión más desafiante y atrevida.
Zaqueo se sentía pobre, a pesar de su riqueza; se sentía bajo, pero de dignidad.
Cada vez que decía su nombre u otros lo nombraban : ¡Zaqueo, Honesto, Puro, ven!, Zaqueo, se lamentaba por no haber sido lo que sus padres anhelaron. Se sentía fracasado.
En Lucas 19:4 dice "Y corriendo delante, subió a un árbol sicomoro para verle; porque había de pasar por ahí" 
Zaqueo un día oyó un nombre: Jesús, el Salvador, y desde ese día su corazón empezó a latir repitiendo: Tengo que verlo, tengo que conocerlo, él es el Salvador, él es Jesús como su nombre lo revela!
 Cuando llegó esa oportunidad en su vida, no la dejó pasar, no le importaron las argumentaciones de las gentes, no las vio.
 Tomó su problema: su baja condición y subió al Sicomoro.
 ¡El sicomoro fue la Cruz de Zaqueo! ¡El sicomoro fue la muerte del deshonesto Zaqueo!
El Sicomoro era un árbol despreciado en Israel, ya que su fruto era usado como alimento para los cerdos, así que subir allí no podría ser peor que su fama. Aquello que El terminó haciendo, por ver a Jesús, valía la pena!.
 El "despreciado", el "sin valor" subió a un "despreciado árbol", y allí en la humillación fue visto por Dios y fue renombrado por Jesús: Zaqueo, Puro, Honesto, Hoy yo entraré a tu casa! 
Quién puede acusar a los escogidos por Dios, Dios es el que justifica Romanos 8:33.
Un deseo ardiente, en el corazón de Zaqueo: dado por Dios; un problema interno que despedazaba su vida: su baja condición, un obstáculo por fuera, que le impedía llegar a conocer a Dios: la gente.
¿Es este tu caso?
 Hoy ya no hay un sicomoro pero esta la Cruz de Jesús, te animo a subirte a ella, y a identificarte con la Humillación de Jesús, por causa de nuestros pecados y bajarás de allí, te lo aseguro siendo un Nuevo Hombre, una Nueva Mujer con un Nuevo Nombre: Redimido, Hijo de Abraham: Hijo, Hija de Dios!
Dios te bendiga! Sí te ha bendecido compártelo a otros!
Pra Sara Olguín


Comentarios

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL ALMENDRO FLORECIDO

QUEDÉMONOS EN BELEN