LA MANERA DE HACER EL BIEN




Este tema me apasiona, ¿cuál tema?: Cómo usar las riquezas de este mundo (no sólo dinero sino también, talentos, recursos de la naturaleza, etc) y cómo hacer con ellas el verdadero bien; más claro: como usarlas correctamente.
En los versículos que el Padre me abrió, y que compartiré hoy, surgen dos cuestiones muy importantes que van unidas, pero que el hombre ha separado en su manera egoísta de pensar.
El hombre fue creado por Dios a su imagen y semejanza y Dios es bueno, es decir Generoso.
Padre es: Generador de abundancia, es abundante de benignidad!
Yo no he visto a nadie que pinte un cuadro y no sea feliz de su obra, que cree un vestido y no sienta satisfacción al verlo.
 Quién crea u origina algo, siempre se llena de abundante gozo al ver su obra; quiero decir que nuestro Padre es Generador de todo lo bueno y nos da con abundancia de gozo todo lo que Él crea, para que nosotros lo recibamos con abundancia de gozo y lo administremos originando mucho bien, ¡Gloria a Dios!
Es así que el Hombre fue creado con un potencial interno para hacer bien.
En Lucas 16, desde el versículo 1 al 9 el Señor y Maestro Jesús, nos relata y enseña con una parábola llamada: La parábola del mayordomo que abusó de la confianza de su amo;  cuál es el sentido de las riquezas, y cómo es la ¡manera correcta de hacer el bien! mirémoslo juntos.
La historia que voy a relatar, trata de un hombre rico que tenía un mayordomo, del cual supo que estaba malgastando sus bienes; es decir estaba usando mal la finalidad por lo cual había sido puesto como administrador. Al saberse esto, fue llamado, y exigido que rinda cuentas de cómo había desenvuelto sus tareas. Al verse ante la grave situación de haber sido descubierto usó de su sagacidad para procurarse una seguridad en su futuro, de casa y comida.
Así fue que el mayordomo infiel, llamando a los deudores de su Patrón convino con ellos engañar una vez más al mismo, bajándoles uno por uno el monto de la deuda que ellos tenían a favor de su Jefe. Al verse tan favorecidos éstos por la "generosidad" de este administrador, la deuda se transfería de dinero a una obligación moral con él mismo.
Así fue como este administrador se aseguró los días que viviría sin trabajo, pero también, sin arrepentimiento de su conducta al abusarse de la confianza que se había depositado en él.
Muchos, si esta historia si hiciera pública en un informativo televisivo, lo estarían imitando, y alabando justamente por que éste es el espíritu del mundo.
 La suspicacia, la sagacidad, la inteligencia para ganar riquezas y beneficios, sin principios honestos, morales y de respecto al prójimo, es lo que empuja hoy la motivación de hacer riquezas.
El verdadero sentido se ha pervertido.
El hombre cuando tiene dinero no sabe para que lo tiene y qué debe hacer con el mismo.
El mundo tiene riquezas pero perdió el sentido de qué hacer con ellas y cómo hacer el bien. Por eso también, tiene malos administradores, que creen que al donar, regalar, y procurar un poco de alivio a los más pobres, (según el mundo) les justifica malgastar el resto, o más del resto, en todo lo que vemos hoy.
Dios puso al hombre (humanidad:Hombre y Mujer) sobre la creación, es decir sobre sus bienes, para que los administrara para El, porque Él no dejó de ser el verdadero dueño. ¿Y qué pasó? Bueno, que la Humanidad comenzó a malgastarlo, es decir a perder poco a poco la "verdadera finalidad" de esa administración. 
Cuando alguien es llamado en un cargo de administrador de una próspera empresa, es exigido en que multiplique las ganancias, y lo mínimo, que se le tolera es no dejar que éstas resulten menos, mantenerlas.
Cuando fue puesto este administrador de la parábola, como cuando fue puesto el hombre por Dios, se esperaban de él dos cosas:
-que las riquezas crecieran
-que esas riquezas hicieran Bien.
Las riquezas fueron creadas, generadas por la mente de Dios en la tierra.
Dios sabía lo que estaba haciendo y sabía que le estaba dando al hombre sabiduría para hacer uso de esas riquezas terrenales; el hombre descubriría, explotaría, multiplicaría y aprendería ha producir mucho Bien con ellas.
Como ya sabemos la caída del hombre a causa del pecado y el pecado mismo, pervirtieron muchas cosas, una de esta es la finalidad de las riquezas.
Lucas 16:4 "Ya sé lo que voy hacer, para tener quienes me reciban en sus casas cuando me quede sin trabajo" miren aquí como opera este espíritu pervertido sobre los hombres, y en especial en este mayordomo. El dice: "ya sé lo que voy hacer" esta es la sabiduría que hoy opera en el mundo, una sabiduría terrenal, animal( viene del alma del hombre, de sus sentimientos, de su mente) y diabólica (Santiago 3:15)
El hombre esta administrando lo que pertenece a Dios, por cuanto es el Creador, con sus propios conocimientos, con una sabiduría que no fue pedida a Dios. Dios no es consultado en cuanto a como administrarlas.
El otro punto que veo en este versículo es la finalidad: "para que me reciban en sus casas". Pudiera interpretarse: " para obtener a través de ellas, mi propia Gloria", es decir "ser tenido como un dios, ser admirado, servido, buscado, temido, reverenciado" (todo lo que le pertenece a Dios, el dueño de las riquezas de esta tierra).
Leamos todavía Lucas 16:5 -8. versículo 5- "llamó entonces uno por uno a los que le debían algo a su amo. Al primero le preguntó: ¿cuánto le debes a mi amo? 6-Le contestó: "Le debo cien barriles de aceite". El mayordomo le dijo: "Aquí está tu vale: siéntate en seguida y haz otro por cincuenta solamente"....
Lucas 16:8  El amo reconoció que el mal mayordomo había sido listo en su manera de hacer las cosas. Y es que cuando se trata de sus propios negocios, los que pertenecen al mundo son más listos(sagaces) que los que pertenecen a la luz.


En el v.8 no se está alabando como una virtud dicha sagacidad, sino que tristemente se destaca la mezquindad del corazón del hombre guiado por su egoísmo.
 Hoy vemos actitudes como estas y llegamos a confundirla con la generosidad, con el altruismo, con la solidaridad, pero Dios nos muestra aquí como el hombre disfraza de buenas obras hacia afuera, aquello que realmente es "tapar su delincuencia" a veces, y tantas otras su ignorancia del porqué y el para qué administramos las riquezas terrenales, comprendiendo todo lo que ellas son: desde el dinero, los talentos, los recursos de la naturaleza, etc.
La finalidad de nuestra mayordomía es producir con las riquezas: mucho bien. Y el hacer el bien nos aseguran las riquezas eternas, no solo las terrenales.
 Por eso con el versículo 5 Nuestro Maestro Jesús nos corrige enseñándonos con lo incorrecto lo que es correcto.


Versículo 5. Veamos que:
1.este mayordomo no se arrepintió, es decir no cambió su manera de pensar.
Fue reprendido en su falta, pero eso no le produjo una metanoia, no contristó su corazón ni su conciencia. Con la misma actitud, con la misma mente contaminada buscó un solución para sí mismo, de dentro de sí, la tomó de sus mismos conocimientos.
Esto sucede a aquellos que son sorprendidos en sus faltas, cubren sus pecados, disimulan su error, no lo asumen ni confiesan, y orgullosamente continúan haciendo de una manera distinta , lo que hacían pero con la misma sabiduría animal.
 Producen obras externamente, pero por dentro siguen siendo los mismos. Podrían ir a la cárcel, perder todos los bienes acumulados, ser difundidas sus acciones, pero todo ello podría aparentar un cambio cuando en realidad, se cambia la manera de hacer la cual sigue viniendo del mismo corazón sin arrepentimiento.
2.Uso su propia sabiduría animal, la cual se acuerda con la sabiduría diabólica y terrenal pero nunca con la celestial.(Santiago 1:5)
3. Esto dio como resultado en apariencia una obra buena.
 Los que fueron llamados habrán creído que este mayordomo era realmente más justo de su acreedor. Rebajar así sus deudas, sacarles ese gran peso sin pedirles nada a cambio (lo que no era cierto). Así su ayuda comprometía su futuro, porque estarían obligados para siempre con este mayordomo a darle casa y comida.
 Nadie pagará nuestras deudas, ni siquiera un tercio de ellas sin que tengamos que quedar ligados al nuevo acreedor. Deudas morales, materiales y espirituales pueden en apariencias ser ayudadas con: el soborno, el cohecho, la sagacidad, la complicidad, etc, pero los yugos que pondrán sobre nosotros serán mas pesados y difíciles de soportar. Proverbios 22:7 El rico domina a los pobres, y el deudor es esclavo del acreedor.
 ¡Solo Uno pago la deuda espiritual que teníamos en nuestra contra, y no una parte sino totalmente! ¡Jesús, el cordero de Dios!
 Y quiero decirte algo que quizás ya sabes, cuando Cristo pagó nuestra deuda espiritual abarcó todo el resto de nuestras deudas, de toda naturaleza, el hizo la verdadera Paz entre Dios, nosotros y nuestro prójimo.
4. La finalidad de administrar las riquezas del amo para este mayordomo era: abuso y mal uso de las mismas. Se le había dado confianza, se le había depositado en sus manos algo que no le pertenecía.
 El tenía la obligación moral de cuidar, proteger y prosperar aquel depósito, en cambió lo malgastó.
Cuantos talentos, recursos de la naturaleza, seres humanos, fueron puestos en las manos de tantos que inspiraron confianza y se abusaron de nosotros, de tantos.
 A cuantos de nosotros se nos confió las vidas de personas, las capacidades mentales de otros, las riquezas materiales y no actuamos con honradez sino que malgastamos y abusamos de tantos, ojalá al ser reprendidos y llamados a rendir cuentas hayamos tenido arrepentimiento para poder volver a comenzar.
5. La finalidad del hombre es obtener con las riquezas provisión para él mismo
El hombre a torcido el uso de los recursos confiados en sus manos, utilizándolos para obtener influencia, poder, conexiones que siempre serán usadas para sus propósitos personales.
 El corazón de ese mayordomo se jactaba de saber "hacerse amigos", de saber aprovecharse de las riquezas de otros, para asegurarse un bienestar duradero en su futuro.
En Mateo 6:25 dice nuestro Padre que no nos preocupemos por lo que habremos de comer o beber como tampoco por el vestir. En el versículo 33 también nos dice que como resultado de buscar su reino,y en hacer lo que Dios exige, todas estas cosas nos serán dadas, y cuando Dios da, envía con una orden hacia nosotros su bendición, y esta no nos deja de perseguir hasta que nos alcanza y la recibimos, Gloria a Dios!
 Así que esta ley de su reino anula la mezquindad y el egoísmo de aquel que dice "Sálvese cada uno como pueda!". Así era la mente de este mayordomo y así es la mente de este mundo que piensa " Si no lo hago por mí nadie lo hace"
Jesús dijo el que retiene su vida la perderá mas el que me la entrega la hallará.
Pero ahora veamos que nos dice Dios, nuestro Padre: las riquezas, su finalidad y los amigos que ellas nos traen.
Lucas 16: 9 "Les aconsejo que usen las riquezas de este mundo pecador para ganarse amigos, para que cuando las riquezas se acaben, haya quién los reciba a ustedes en las viviendas eternas"
1- Las riquezas de este mundo no son las eternas: dice en este versículo que llegará un día que ellas se acabarán. ¿Qué quiere decir esto? Que algún día tendremos que dejar este mundo, y las riquezas aunque parezcan ser amigas nuestras, buenas y beneficiosas no podrán acompañarnos al más allá, como tampoco influirán en nada allá arriba. Salmo 49:6-9
2- Que hay un buen uso de las riquezas que Dios aprueba: aquellas de este mundo que nos sirven para ganarnos amigos. Pero a diferencia de aquel mayordomo que solo conseguía "amigos" por medio de ellas para usarlos cuando su riqueza se le termine, estos amigos nuestros no morarán con nosotros mientras estemos en la tierra sino que nos esperarán en el cielo y nos recibirán en las moradas eternas.
 Que triste será que cuando lleguemos al cielo no haya ningún amigo que nos espere, o algunos pocos. Que Hermosos será cuando una multitud nos este esperando para decirnos "amigo, amigo, llegaste, bienvenido!" ¡Aleluya!.
Recordemos la parábola del Rico y Lázaro. Jamás se le ocurrió al rico darle una ayuda para cambiar la vida de Lázaro. Recordemos a Nabal con David y sus siervos, fue ayudado y cuando llegó el momento de dar pan a los que le habían protegido los echó. Recordemos a los pueblos que le negaron ayuda a Israel cuando pasaba por sus tierras, negándoles pan y agua.
Ahora recordemos al jovencito que prefirió no comer su merienda que era: dos panes y cinco peces y cómo resultó en "mucho bien" la administración que hizo de sus recursos
¡Y sigue pensando tal vez te encuentres entre la lista de abajo o en la lista de arriba!

En Eclesiastés 11:1 y 2 nos enseña el Verbo de Dios a usar las riquezas (lo que tenemos en el momento que estemos), dice 1-"Echa tu pan sobre las agua; después de algún tiempo lo encontrarás 2- comparte lo que tienes lo mas que puedas, pues no sabes el mal que puede venir sobre el país"
En Gálatas 6:9 -"Así que no debemos cansarnos de hacer el bien, porque si no nos desanimamos, a su debido tiempo cosecharemos"
¡Muchos pretenden cosechar aquí, pero aquí esta la necesidad y los necesitados, allá nos espera la recompensa: los amigos verdaderos!
En Lucas 14:13 "Al contrario cuando tu des una fiesta, invita a los pobres, los inválidos, los cojos y los ciegos 14- y serás feliz. Pues ellos no te pueden pagar, pero tu tendrás tu recompesa el día en que los justos resuciten. Este mayordomo ayudaba a los que podían ayudarlo, Dios nos enseña que si queremos ser dignos de confianza y ser depositarios de mayores riquezas, demos a los que realmente necesitan de nosotros, de nuestras capacidades, talentos, dinero, etc sin mirar si nos volverán a dar porque esto no es bueno delante de Dios que examina nuestro corazón, nuestra motivación.
 Las riquezas no Salvan, nunca podrán alargarnos la vida, o darnos paz, o seguridad, eso viene de Dios, pero según yo administre lo que Dios me confía puedo dar vida, paz y seguridad a los que necesitan lo que yo tengo.
El poderoso consejo de Dios no dice: 
¿quieres las riquezas?: Haz el bien
¿Cómo mantenerlas?: Haz el bien
¿Cómo retenerlas?: Haz el bien
¿Cómo multiplicarlas?: Compártelas haciendo el bien
y muchos amigos tendrás, amigos verdaderos! tesoros que jamás nos serán quitados porque nos esperan en el cielo, donde la polilla ni el hollín corrompen!

¡Disfrutemos y practiquemos la verdad de Dios!
Dios te haga rico con sus riquezas!
Bendiciones Pastora Sara Olguín.

Comentarios

LOS QUE NOS VISITARON

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

EL AROMA DE DIOS

Muchas gracias por tu visita!