miércoles, 18 de septiembre de 2013

LIBERTAD PARA BEBER

Ester 1:8 "Y la bebida era según esta ley: Que nadie fuese obligado a beber; porque así lo había mandado el rey a todos los mayordomos de su casa, que se hiciese según la voluntad de cada uno."



 El rey Asuero en su generosidad real, ofrecía de su vino a TODOS. ¿Quienes sin obligación, pero en libertad podrían no querer gustar de este vino real?, ricos y pobres; príncipes o plebeyos, podían acercarse sin temor, y gratuitamente beber del mismo.
¿Quién despreciaría esta única oportunidad de saborear en su paladar y beber cuanto quisiera de este costoso y no común vino?, pienso que ninguno.
Sin embargo en Juan 7:37 El verdadero Rey invitó, también en el último y gran día de la fiesta, a que todos los que tuviesen sed, vengan a él, y gratuitamente y sin medida bebieran del agua que saciaría eternamente la sed de todos ellos. A diferencia de producirse un rebozo de gritos de júbilo y alegría, sus palabras trajeron división entre la gente (S Juan 7:40).
No es la generosidad, la gratuidad, la abundancia lo que ocasionará división, duda o incredulidad sino las palabras que provienen de la Verdad.
Dos reyes, dos reinos, el mismo ofrecimiento: alegraos y bebed con libertad! uno de ellos produjo algarabía, el otro rey cuando habló trajo conflicto entre la verdad y la mentira, despertando los deseos de matarle.
La Verdad aunque se nos acerque con abundancia, gratuitamente y sin obligarnos produce o entrega o exasperación en quienes la recibimos. Tengámoslo presente! ¡Bendiciones plenas y abundantes de nuestro Rey!
Pastora Sara Olguín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!