miércoles, 25 de septiembre de 2013

LOS OTROS CORREN MAS RAPIDO

 Por mi función pastoral, he notado que muchas personas tienen fe, pero una fe contaminada.
 Sí, si bien es cierto que nuestra   fe  debe ser sometida a prueba a fin de que se purifique, es decir que sea genuina, libre de toda impureza (autosuficiencia, autocompasión, fuertes dependencias emocionales, etc), hay una, que entorpece la misma y detiene la mano de Dios para actuar, y  es tan sutil  así como de bloqueadora para obtener nuesta bendición.


Leyendo San Juan 5:1 al 11, me detuve en el versículo 7-" Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo"


Cuando Dios se aproxima a tí, cuando sientes que tu corazón empieza a latir fuertemente, y sientes su voz que te dice -¿Quieres ser sano? ¿qué responde tu fe?

Nota bien que respondió este paralítico por 38 años, Jesús solo le pregunta si él quería ser sano, y el paralítico, empieza a enumerar sus desventajas :
  •  no teniá quien lo llevara;
  •  el no tenía ligereza para ir hacia la fuente, cuando era agitada,
  •  otros tenían más posibilidades que él, porque eran veloces.

Cuantas personas encontramos en la iglesia orando por años por sanidad, y tantas otras peticiones, que cuando tu le preguntas  si quieren que Dios haga un milagro hoy en sus vida, en vez de responder que sí, empiezan a contar que los demás siempre obtuvieron sus respuestas,  que esos otros, fueron escuchados, que vieron milagros, pero porque corrián más rápido,  porque tenián a alguíen que los ayudaban,   porque eran parientes del pastor, porque tenían más recursos económicos, etc.  hasta que la fe del que venía de parte de Dios se bloquea y el momento  de la unción pasa, y ellos se van con el dicho en sus bocas, acostumbrado, - Es que, todos los demás tienen más posibilidades que yo, porque ellos estudiaron, porque ella tiene marido, porque ellos tienen hijos que lo ayudan, porque tienen el salario de su trabajo. Tantas veces ignoraron que Dios se les había aproximado a ELLOS. Dios estuvo ahí pero ellos vieron la fe de los otros como que tenian más posibilidades.
Dios no viene por los que tienen posibilidades en vez de Fe, Dios se acerca a los que se acercan a El ¡con fe!
Por eso Jesús se acercó a este hombre, porque no teniá ninguna posibilidad de sanidad.
¿Te sientes en la misma condición?. Entonces no dudes que Dios se te acercará a preguntarte ¿Qué quieres que te haga? ¿Cuál será, tu   respuesta?

Dios te bendiga.Pastora Sara  Olguín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!