lunes, 30 de septiembre de 2013

NIÑOS SOLDADOS


Lucas 18:15 "Traían a él los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les reprendieron".
Los discípulos de Jesús debieron ser íntegramente transformados, sus mentes estaban llenas de paradigmas que como hoy en nuestras mentes, necesitan ser arrancadas para plantar lo que es verdaderamente correcto. Ellos actuaban según pensaban, sin consultar a Jesús, así que en esta situación como en muchas otras que vemos en la palabra, deciden ellos mismos que: No les acerquen los niños a Jesús. ¿Cuál habrá sido la causa de esta actitud? ¿Se pensaría en aquel tiempo que Dios no amaba los niños? ¿Qué Dios estaba interesado en los mayores que podían "entender" la teología?.
En el versículo 16 dice:..."No se lo impidáis; porque de tales es el reino de Dios" que diferente que era lo que pensaba Dios sobre los niños; ellos son parte de su Reino. Jamás Dios ignoró a un niño, más aún, ni siquiera cuando está en el vientre de su madre.

Jesús le dice: No se lo impidáis.
Porque cada vez que nos oponemos a que un niño se acerque a Jesús, lo estaremos dirigiendo en manos de los malignos de este mundo.
Cada vez que le impedimos a Dios hacer su obra en nuestros niños, le damos paso a que Satanás haga la suya en ellos.
Cada vez que nos oponemos a que nuestros niños se muevan en la Casa de Dios con sus capacidades genuinas y sinceras, le permitimos al Diablo que las use para entrenarlos para el mal.
Hay padres que no quieren que sus hijos pasen tiempo en la iglesia, en la escuelita dominical, o que aprendan a tocar un instrumento para adorar a Dios desde la niñez porque no quieren que rindan mal en la escuela o en los deportes que practican, que seguramente es bueno. Pero lo que no le permitimos a Dios que haga en nuestros hijos, se lo estaremos permitiendo al enemigo de Dios.
Hace unos días vi una película  que se llama DIAMANTE DE SANGRE, más allá del argumento, si era buena o no, yo me quedé con otro mensaje que es este que escribo hoy.
Niños a quienes les pertenece el reino de Dios, instruidos como instrumentos sin alma por Satanás y sus demonios para que maten.
De Dios son los niños desde que están en nuestros vientres, pero solo de nosotros es la responsabilidad de: ¡en qué manos los ponemos.l ¡No impidamos lo que Dios quiere hacer en ellos!
Dios te Bendiga. Pastora Sara Gamez.
Todos los Derechos Reservados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!