jueves, 3 de octubre de 2013

bUSCANDO LA VIDA

Lucas 24:5b "-¿Por qué buscan ustedes entre los muertos al que vive?
Aún Hoy, muchos de nosotros que hemos creído en el Resucitado, lo estamos buscando entre todo aquello que representa lo que ya no tiene vida. Lo buscamos allí, porque ese... es el lugar que le dimos nosotros. ¿Por qué? por que o tirábamos lo que ya no tenía vida y quedaba solo Él o dejábamos a todos juntos para no quedarnos sin la vida de Dios.
Así que tenemos un lindo cementerio en nuestras almas de cosas que ya tendrían que haber sido sepultadas, pero nos gusta tenerlas ahí, porqué de vez en cuando vamos a tocarlas o a hablarles para que cobren una vida ficticia.
Entonces un día nos preguntamos ¿porqué Dios no nos responde, no hace un milagro, no cambia nuestra vida? ¿Porqué parece tan lejano, tan insensible como si fuera un Dios muerto?
Es que bien lo dice este versículo, que anuncia cual es el lugar donde está Jesús, el que resucitó.
Los ángeles, le dicen a esas mujeres, entre las cuales estaba María Magdalena, Juana, María la madre de Jacobo y otras, que no era el lugar correcto, el cementerio, para buscar a una persona viva; que Jesús, el Hijo de Dios ya no estaba allí.
Ahora, ¿donde estaba y está Jesús? Un Dios vivo está entre los vivos. Mateo 22:32 " Dios no es Dios de muertos, sino de vivos." Sí, nuestro Señor Jesucristo, la Vida de Dios está en medio nuestro, pero también está dentro de todos aquellos que dejaron de ser sepulcros de cosas muertas para ser transformados en Templos del Dios Vivo como dice 1 Corintios 3:16 "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Ellas habían sido una vez sepulcros, como María de Magdala. de la cual Jesús había echado fuera siete demonios.
Los sepulcros son para lo que ya no tiene vida, sean personas o cosas; allí ya no hay esperanza, sueños, fuerzas.
Pero tal vez hoy nos damos cuenta que tenemos un cementerio de relaciones pasadas, muertas que estamos sosteniendo con nuestras fuerzas para mantenerlas como sí estuvieran vivas.
 O rencorosos recuerdos que quieren morir y no los dejamos, o amados seres que pasaron por nuestras vidas y ya no están y no los dejamos en su lugar sino que los pusimos en nuestro cementerio, y cargamos con ellos, sabiendo que nos hace mucho mal.
Los ángeles, con el permiso de Dios, les anunciaron: desde hoy no lo busquéis más donde no hay vida, vayan entre los que viven, pregunten por Él y cuando lo encuentren déjenlo pasar a sus corazones, permitan que el Resucitado les de una vida diferente, porque es Vida Eterna y abundante.
Si tienes la Vida aborrecerás la Muerte
Quita de tu corazón aquello que da olor a muerte y solo deja a Jesús el que venció a la muerte, y todo lo que se mueve en ella.
Dios te bendiga. Pastora Sara Gamez
Derecho del Autor reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!