DAVID BUSCA AL HIJO DE JONATAN PARA BENDECIRLO


2 Samuel 9:3 " El rey le dijo: ¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies".
Hoy es un día de Gracia y de nuevas misericordias; no sé cómo ha sido tu día ayer, pero ¡hoy es un nuevo día!
 Dios no está condenándonos por lo que ayer hicimos sino que nos esta buscando: para sanarnos, liberarnos, salvarnos pero lo mayor y mejor de todo esto: 
              Para perdonarnos. ¡Aleluya!
Dios busca a los lisiados.
A los que ayer se han equivocado y no saben cómo comenzar hoy de nuevo.
A los que se sienten cojos, que no saben caminar.
A los impedidos, por su incapacidad, su historial, su prontuario.
Dios esta buscando a los que fracasaron: en su casa, como padres, como hijos, como esposos.
A los que como Pedro han remado toda la noche, y no consiguen llevar un euro a su casa.
Dios esta buscando a los abatidos, a los que no tenían fuerza de levantarse para luchar un día más.
A los que están esperando pero ya no pueden más.

Dios sabe que pertenecíamos a la casa de Saúl (la carne) pero mira el pacto con su hijo amado Jesús (Jonatán) y por amor a Él nos quiere bendecir.
 No te asustes si sientes al Espíritu Santo redarguyendo a tu corazón, es Dios, el Padre que te llama para cubrir con su Gracia tu imposibilidad, y sentarte a su mesa en este día.

Hoy hay un Siba que le está diciendo: que te conoce, que le necesitas, que venga a por ti;
es el amado Gran Sumo y Eterno Sacerdote Jesús a su diestra, y ya se han hecho preparativos para asistirte con sus ángeles, ¡Gloria a Dios!
Asiste a la cita, acude a su llamado, no temas, por hoy se han renovado sus misericordias para bendecirte, sanarte, levantarte pero sobre todo: cancelar la vergüenza de tu pasado.
Dios no está condenándonos por lo que ayer hicimos sino que nos esta buscando: para sanarnos, liberarnos, salvarnos pero lo mayor y mejor de todo esto: Perdonarnos. aleluya.
Dios busca a los lisiados.
A los que ayer se han equivocado y no saben como comenzar hoy de nuevo.
A los que se sienten cojos, que no saben caminar.
A los impedidos, por su incapacidad, su historial, su prontuario.
Dios esta buscando a los que fracasaron, en su casa, como padres, como hijos, como esposos.
A los que como Pedro han remado toda la noche, y no consiguen llevar un euro a su casa.
Dios esta buscando a los abatidos, a los que no tenían fuerza de levantarse para luchar un día más.
A los que están esperando pero ya no pueden más.
Dios sabe que pertenecíamos a la casa de Saúl (la carne) pero mira el pacto con su hijo amado Jesús (Jonatán) y por amor a Él nos quiere bendecir.

No te asustes si sientes al Espíritu Santo redarguyendo en tu corazón, es Dios, y el Padre  te llama para cubrir con su Gracia tu imposibilidad, y sentarte a su mesa en este día.
Hoy hay un Siba que le está diciendo: que te conoce, que le necesitas, que venga a por ti; es el amado Gran Sumo y Eterno Sacerdote Jesús a su diestra, y ya se han hecho preparativos para asistirte con sus ángeles, ¡Gloria a Dios!
Asiste a la cita, acude a su llamado, no temas, por hoy se han renovado sus misericordias para bendecirte, sanarte, levantarte pero sobre todo: cancelar la vergüenza de tu pasado.


Cuando David sabe de él, inmediatamente pregunta ¿dónde está? y Siba le responde con exactitud y precisión que está en Lo Debar. (versículo 4)


Lo Debar significa Tierra sin pastos. ¡El único que nos puede llevar a tierra de tiernos y abundantes pastos, es el Pastor de los pastores! Él es el único que puede darte alimento y descanso. Puedes tener abundancia de alimento pero no tener pastos para reposar.
Jesús es el Buen Pastor, con Él nada nos faltará.Salmo 23

Hoy es un Nuevo día, hay abundancia de Gracia para todos los que están en tierras secas.
El es Nuestro Pastor que nos lleva de las tierras sin pastos a tierras de delicados pastos, no solo para alimentarnos  sino para hacernos reposar.
El vino a buscar por amor a su Hijo Jesús, a todos los que están lisiados (sin Dios) y en tierras sin pastos, (sin esperanzas).
No debes sentir vergüenza por ello sino agradecerle que se haya preocupado en buscarte de los lugares secos del pecado, o la derrota o el desánimo y sentarte junto a Él.

Mira que privilegio, mira que corazón de nuestro Dios, alimentarnos en su mesa todos los días de nuestras vidas.
Dios es bueno, y debemos gustarlo como dice el salmo 34:8.
Dios te bendiga. 
Pastora Sara Olguín
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL ALMENDRO FLORECIDO

QUEDÉMONOS EN BELEN