SALVAR LA PALABRA EN TU CORAZON




Jueces 6:11b “…Gedeón estaba trillando trigo en un lagar, para protegerlo de los madianitas”

A veces nos encontramos en medio de situaciones destructivas de fe, violentas, que se presentan de repente; una detrás de la otra, como oleadas, en las que apenas podemos sacar la cabeza para respirar, o mantenerla fuera de ellas, para no perder la cordura.

 Son situaciones cargadas de negatividad, como esas nubes espesas que desatan las tormentas eléctricas y que generan los rayos que al caer hacia la tierra, fulminan.

 Son situaciones, las llamo yo: Madianitas.

 Los madianitas, enemigos del pueblo de Dios, eran los que le robaban el fruto, los animales así como también, el trigo.

 Gedeón no podía impedir que ellos les llevaran las cosas grandes, visibles y externas, pero había decidido defender el trigo en su lagar.

 El trigo es como la Promesa de Dios, y el lagar, el lugar donde lo sacudía para limpiarlo, como el corazón.


 Podrán venir situaciones adversas que quieran robarnos cosas externas pero no podemos permitir que nos toquen la Palabra de vida, para nuestro corazón.
 Esas situaciones madianitas aún pueden resultar útiles para nosotros, porque nos harán filtrar lo que es de Dios y lo que no es de Dios en nuestras vidas.
 Así como Gedeón separaba el trigo, trillando, debemos separar para bien de los que nos rodean lo bueno de lo malo, lo justo de lo injusto, sabiendo que no estamos solos, aunque parezca porque las fuerzas vendrán de Dios.

jueces 6:14 "Y el Señor lo miró y dijo: Ve con esta tu fuerza, y libra a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te he enviado yo"

¡Te animo a trillar en tu corazón el trigo, sin temer lo que los madianitas puedan llevarse y que aparenta ser valioso, porque todo lo que perece no es digno de ser atesorado!

Dios te bendiga, Pastora Sara Olguin
Reflexión escrita para la Revista Ester Magazine
www.estermagazine.com Edición Nº 16
Santo Domingo, Rep Dominicana.
Derechos de Autor Reservados.



Comentarios

Entradas populares de este blog

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

EL ALMENDRO FLORECIDO

QUEDÉMONOS EN BELEN