jueves, 5 de diciembre de 2013

EL MENSAJERO Y SU MENSAJE



 El mensaje que Dios entregó a Noé tenía un inicio y un fin, es decir un tiempo. Ese lapso representa la paciencia de Dios a fin que todos aquellos que veían la construcción del Arca, y escuchaban a Noé, se arrepintieran pudiendo entonces sí, entrar, junto a Él y su familia en el Arca.
Su mensaje era poderoso en Palabras (Dios había determinado raer de la tierra a toda carne) y en obras (una construcción descomunal, jamás vista; algo que no existía se estaba creando ante sus ojos, a fin que lo que no les entraba por los oídos les entrase por la vista)
En Génesis 6: 5 al 8 dice 5-"Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón  de ellos era de continuo solamente el mal, 6- Y se arrepintió Jehová que la maldad de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7-Y dijo Jehová: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. 8-Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová". Dios juzga y sentencia; establece juicio, es decir separa lo bueno de lo malo, y expuso a cada uno, en su libre albedrío a que se arrepientan de su maldad y escojan entre lo bueno o lo malo. Dios juzgó, dictó sentencia pero con su gran amor y paciencia: espero. ¡pudiera ser que al oír y ver hubiese alguno entre toda aquella generación perversa y violenta, que se arrepintiera!. La construcción le llevó a Noé 120 años, el mismo tiempo que Dios en su bondad concedió de vida a aquella generación.(Gen 6:3b "más serán sus días 120 años ) Esa fue su paciencia para con ellos, soportó y esperó con su abundante misericordia que alguno se volviese del mal.
Hasta que llegó el día final en que Noé entró en el arca (Génesis 7: 6-24) Al leer esto me reafirmé algo que llegué a conocer de su carácter y es que siempre que Dios juzga, cosa que no puede dejar de hacer, por cuanto Él es Santo, Santo, Santo, el no puede hacer vista gorda sobre el  pecado de la humanidad también, debe dar sentencia (Eclesiastés 8:11 "Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal") pero, inmediatamente a ello, abre una puerta de salvación para aquellos que se arrepientan; y allí estaba el Arca, como hoy está la Salvación: Jesucristo, para que con arrepentimiento reciban en sus corazones, su Nombre ¡el único Nombre en quién podemos ser salvos!( Hechos 4:12) Noé recibió un mensaje y un quehacer, la duración del mismo estaba en su obra; al culminarla indefectiblemente la palabra se cumpliría, como sucedió, y Noé fue fiel, perseverante y misericordioso cada día en aquel tiempo.
Así Nuestro Señor Jesucristo fue el enviado del Padre, del cielo a la tierra traía un mensaje para todos aquellos que se arrepintieran y quisieran entrar al Reino de Dios, el decía Arrepentíos y creed en el evangelio!. El evangelio de Jesús, es decir el mensaje de Jesús era: "El reino de Dios se ha acercado" ( Marcos 1:15 "diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio") Él era un mensajero con un mensaje que también llevaba un tiempo para cumplimiento, paciencia de Dios y un quehacer, una gran obra. En Lucas 13: 32 " Y les dijo: id, y decid a aquella zorra<He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones "hoy y mañana y al tercer día" termino mi obra>" Jesús sabía que su mensaje tenía un tiempo para ser predicado por Él y que estaba determinado por estas sus palabras y su obra.
Y así como Noé dejó construida el Arca para la salvación de todos los que a causa de su arrepentimiento tenían derecho de subir a ella (cosa que no sucedió, no se arrepintieron) así el Hijo de Dios, Jesús al llegar el tiempo también concluyó el Arca de nuestra salvación con su obra en la Cruz. Ahora todavía hay un tiempo de paciencia de Dios para arrepentimiento y así poder entrar en el reino de Dios, siendo en Cristo: el Arca de nuestra salvación de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo (apocalipsis 3:10)
Y todavía hay un mensajero: La Iglesia, tu y yo, y un mensaje hasta que Él venga: arrepentíos y entrad en Cristo para salvación de vuestras almas y participación en el Reino de Dios.
¡Cristo Viene! 

Dios te bendiga. Ministerio Casa de Pan. Pastora Sara Olguin

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!