sábado, 4 de enero de 2014

VENCIENDO LOS MARES DE LA VIDA


A veces nos creemos que las coronas se ganan como las gana el mundo, y eso es porque nuestros ojos tienen la imagen constantemente enfrente de los mismos; nos hacemos ideas erróneas de que es ser un buen soldado mirando las continuas batallas de la vida de un mundo que rechaza a Dios.
 Entonces podemos hasta sentirnos leales o fieles en las mismas cosas que siente y hace el mundo pero:
¿ Qué vale más: el tiempo en que caminas sobre tierra firme, o cuando haces tus pasos sobre las aguas? ¿Qué es lo que te traerá más victoria, seguridad y crecimiento: haber permanecido firme sobre las situaciones inciertas e inseguras o haber continuado, perseverado cuando todo estaba en su lugar?
¿Qué nos hace más vencedores haber tenido siempre caminos de tierra firme o aunque hayan sido mayores los mares bajo nuestro pies, haber llegado sin caernos en el agua?
El tiempo de caminar sobre las aguas desarrolla nuestra dependencia de Dios a través de la fe.
Cuanto más mares, deberíamos tener una fe más férrea, y la fe se consolidada escuchándolo más a El. (romanos 10:17) Caernos, hundirnos para volver a empezar no es el objetivo por lo cuál Dios los permite.
Jesús vino a buscar, enviado por el Padre, lo que se había perdido, Él no quiere perdernos nuevamente pero es necesario que Él halle fe en la tierra cuando regrese.
Lucas 18:8 "cuando el Hijo del Hombre vuelva ¿hallará fe en la tierra?"
 Seguramente sí, pero no al nivel que deberíamos alcanzar para tal momento.
 Oremos que nos sea dada ese tipo de fe que Jesús desea encontrar sobre la tierra cuando el vuelva, aunque para ello debamos atravesar mas mares que tierras firmes.

 ¡Se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la Vida! Apocalipsis 2:10b.
 Dios te bendiga, Pastora Sara Olguín
Ministerio Casa de Pan.
Derechos de autor reservados
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!