martes, 29 de julio de 2014

AÑOS POR SUEÑOS







No hay mayor liberación que cuando nos encontramos con el verdadero propósito en nuestras vidas.
 Mujer no has nacido para cumplir años solamente, sino tus sueños.

¡Qué fuerte que es esta frase!.
Por eso la  quiero compartir contigo.

 Lo que construyas, Mujer,  tendrá un significado mucho más allá de esta vida, por eso es tan importante que lo hagas.


Cumple tus sueños, que no son aquellos que se cumplen sin esfuerzos, sin trabajo, sin renuncias, sin entregas.


El mundo nos vende sueños fáciles, sueños fabricados.

Que no son sueños, son objetivos normales a los cuales podemos acceder a través de planearlos, organizarlos, concretarlos; se compran, se venden, se alquilan, por ejemplo: Viajar, conocer lugares,  una profesión, son parte de la vida misma.
Cierto que llevan su empeño, su compromiso, pero lo que Dios puso en tu corazón y está todavía ahí, sin tocar, sin acariciar, solo mirado por ti, lo que está tan adentro que, si no es Dios quién lo revela, no lo harán  las publicidades, ni los medios, ni la ciencia.

 Su poderosa Palabra es quien los activa, su Santo Espíritu es quien los moviliza. 


 Dice en Hechos 16: 14 "Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía" 


 Solo Dios activa, despierta, nos abre el oído de nuestro corazón a través de su Palabra para que lo que fuimos llamadas a ser,  sea, y siéndolo, hagamos realidad los sueños que fueron puestos por Dios antes de que naciéramos, a fin de que los traigamos a la existencia.


Esta mujer tal vez soñó ser empresaria: lo era en ese momento.

Tal vez soñó ser esposa y madre: lo era en ese momento.
Tal vez soñó ser una adoradora del verdadero Dios: lo era, dice "que adoraba a Dios" 
Pero necesitaba que se realicen en ella, los sueños de Dios, el propósito verdadero de su existencia.

No nacimos para cumplir años, nacimos para cumplir sueños, pero ¡ojo! No los sueños que el mundo me dice que debo satisfacer sino aquellos que están sabiamente escondido en mi ser por Dios, para que nada ni nadie los aborte, los arruine, los desprecie.

Dios envió a su siervo a despertar el espíritu de Lidia, porque ella había sido soñada por Dios para ser Casa de Dios, casa de hijos en la región de Filipos.

¿Qué habrá soñado Dios contigo?

Deja de cumplir solo años, permite que Dios realice su sueño contigo y tú con él.

Entra a su habitación y dile,-Padre,  Dios de nuestros sueños, ¿qué soñaste conmigo? Porque yo quiero ser tu sueño realizado en esta vida, en el lugar donde me haces vivir, en medio de quienes viven conmigo.

 No quiero terminar de cumplir el último año de mi existencia en este mundo y partir creyéndome que realice todo; cuando solo habré hecho lo que me gustaba, todo lo que quería, todo lo que logre alcanzar según mis sueños,  mis propósitos. Y llegar ante ti y que me digas: - Yo había soñado contigo que tu fueras una Mujer de Dios, Tienda de Cedar, Casa de Higos.

 ¿Estás en tu mejor edad, o todavía estás luchando con ella.? Cambia tu años por sueños realizados. 
Tu amiga Sara Olguín
Dios te bendiga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!