viernes, 16 de octubre de 2015

MOVIÉNDONOS EN LA LIBERTAD


"Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres San Juan 8:32"

¿Libres? ¿Por qué? decían los judíos que habían creído en él, ¿acaso somos esclavos? linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de Nadie.

Hoy también muchos de nosotros no entendíamos esto, creímos en Jesús, pero no nos sentíamos esclavos de nada ni de nadie, hasta que la Verdad nos libertó.

¡Solo cuando eres libre entiendes la libertad! Mientras tanto crees ser algo, que nunca has sido.

Había una vez un elefante que nació en esclavitud.
Así creció atado de una de sus patas a una cadena, la cual le permitía moverse con libertad pero no "en libertad."
Una vez alguien lo libró rompiendo esa cadena, pero para su asombro este gran elefante que había crecido desde su pequeñez así, seguía moviéndose dentro del círculo que estaba acostumbrado; pero cuando su libertador lo guío fuera de ese círculo recién comenzó a entender que todo su cuerpo podía ser llevado más allá de esa área. ¿Porqué era esto? sencillamente porque había sido amaestrado desde pequeño, y a fuerza y resistencia este pobre animal aceptó aquello como su verdad.
  • Nosotros estuvimos enseñados, amaestrados por la mentira, por años casi podemos decir desde pequeños, practicábamos el pecado, atados al mismo, pensando que eso significaba la vida y la libertad. Solo Jesús quien es la verdad, puede terminar con la mentira. Solo lo verdadero puede destruir lo falso.
Hay una verdadera libertad, hay una verdadera vida y vida abundante y ella está solo en Jesús, el Salvador y libertador del mundo.

Así Jesús quién es la Verdad, viene a nuestra vida y nos hace, no solamente libres sino que él mismo nos conduce fuera de la esclavitud, y nos hace entrar en la verdadera libertad, a la casa del Padre donde el hijo puede permanecer eternamente.
  • La Verdad viene con el poder de hacer que todo yugo de mentira se rompa en nuestras vidas.
Ahora podemos vencer la tentación, ahora sabemos que podemos resistir y vencer en Jesús al pecado; aquellas horribles adicciones, que nos subyugaban, ahora podemos no solo creer sino cambiar nuestra manera de pensar que nos da poder en Cristo Jesús para cambiar toda ¡Nuestra manera de vivir!

¡Quien hace pecado esclavo es del pecado pero si Jesús lo libertare entonces es verdaderamente libre, porque ya no es pecador sino Hijo de Dios!

Conviértete en un Hijo de Dios, permite que Jesús te lleve fuera de toda esclavitud y te permita vivir eternamente en la libertad absoluta en la cual viven los hijos de Dios.

Dios te Bendiga,
Sara Olguín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!