martes, 8 de marzo de 2016

MUJER, PROTAGONISTA Y NECESARIA.



Génesis 2: 20 b ".... Y no se halló ayuda idónea para él"

Mujer eres protagonista de la Creación y de la vida misma, y eres necesaria.
Esa es la causa de tu creación por Dios.

Eras necesaria. 
Pero no eras una necesidad de Adán, sino que tú eras necesaria en la Creación. Faltaba algo, se encontraba aún incompleta sin ti. 
Si hubieses sido, como muchos por mucho tiempo han creído y aún así lo creen, una necesidad para el Hombre, no tendrías más que vida en él, pero tu vida viene de Dios.
 Toda mujer que no conoce a Dios, no puede conocerse a sí misma y no puede tener esa vida abundante en ella.

 Pero Dios mismo, como Creador y Padre te dio "protagonismo" y en ese protagonismo una independencia de existencia.

Tu no vives y ni eres a causa del Hombre, tú vives, existes por causa de Dios.
 Porque Dios dijo: " No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él" Génesis 2:18
Fue desde el corazón de Dios que vino tu existencia; él que había hecho todo bueno, vio que una cosa no era buena:  Que el hombre viviera, anduviera solo. 

Si todo lo creado era bueno, la creación del Hombre a su Imagen y Semejanza no era perfecta, porque  faltabas tú.
Después de la creación de la Mujer, Dios reposó. Reposo de satisfacción al ver la Obra de la Creación Completa, aleluya!

  •  Dios no quedó satisfecho con el Hombre solo, porque mostraba una Imagen incompleta, imperfecta, no buena. 


 Dios, te dotó de cualidades únicas. Tú cerebro es único y complejo, tu rol es único e irremplazable en la naturaleza.

 No eres un recurso más en la misma para proporcionar ayuda a algún hecho.
  • Tú eres necesaria para que los hechos se realicen, para que historias nuevas sucedan y se escriban, sin ti no habría continuación, no habría descendencia.


 No habría capacidad de amar, pues es lo que enseñas y transfieres en tu Maternidad.

Dice aquí en el comienzo de la Creación que "...no se halló ayuda idónea para él"

  • No estabas entre las bestias, aves de los cielos, ni en el ganado del campo (génesis 2:20)

 No  fuiste pensada como para ser una mula,  o un animal de carga. 

Tampoco como para ser tratada como una bestia o no tenida en cuenta como si fueras un pajarito que vive volando con sus pensamientos, y sin sentido de existencia, sin propósito.

No tú no estabas entre todos ellos.Dios ya te tenía en sus pensamientos, como vimos en Génesis 2:18´

Pero llevó a Adán a ver tu procedencia de dónde sería, a fin que tu valor sobrepase a todo lo visto, y declarado por Adán mismo.

Sí, Adán sabía que él era una creación especial, hecha a la Imagen y Semejanza del Creador, por eso su exclamación en Génesis 2:23 -¡Ésta es igual a mí! 
(parafraseado por quién escribe)

 Esa declaración nos hace notar, que
  •  Adán le dio la correcta o el correcto "Valor" a la Mujer, como igual y semejante a él. Del mismo rango, con la misma calidad, destinada a un propósito, protagonista y necesaria tanto como él, por Dios en la Creación! Aleluya, Dios es bueno y todo lo hizo bueno.

"¡Mujer feliz día, recuerda tu eres: ¡Protagonista necesaria en la Creación de Dios!"

Dios te bendiga.
Sara Olguín.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!