ENTRADA DESTACADA

COMO UN VELO PARA MÏ

Imagen
Génesis 20:16" Y a Sara le dijo: He aquí he dado mil monedas de plata a tu hermano; mira que él te es como un velo para los ojos de todos los que están contigo, y para con todos; así serás vindicada"
 Hubo una mujer en el Edén que se alejó de debajo de la sombra, donde habitaba junto a su esposo
 Dice la Palabra de Dios, que cuando cayeron en pecado, al comer el fruto del árbol prohibido, supieron que estaban desnudos.

 ¿Qué les había pasado?
 Habían perdido la cobertura de la Gloria de Jehová.

La Gloria era su velo, bajo esa presencia no veían nada malo, todo era puro y ellos inocentes.Pero a Sara fue el mismo Abraham, quién casi la empujó a esa situación por la que amonestado en sueños por Dios, Abimelec, tuvo que redimir con mil monedas la integridad moral de esta obediente hija de Dios.

 Fue el mismo Abimelec quien le tuvo que evidenciar a Abraham que él era, como esposo, "su velo", por lo que no debía temer a los hombres, ni tampoco  que pudieran mirar o admirar la …

TIEMPO DE MANIFESTAR FE




-Hay una primera Señal: que es Un Milagro.
Un milagro que vimos, un milagro en nuestras vidas, un milagro en algún conocido.
A fin de llamarnos la atención, de sacudirnos, de despertarnos.

-Pero hay una segunda Señal: y es simplemente una Palabra de Dios.

Esa segunda Señal es a fin de que nuestra Fe se manifieste.
Se madure, se perfeccione.

  • Todo lo que Dios continuará haciendo en ti, será en tu Fe, para que tu Fe se fortalezca, y crezca.
  • Si tu Fe no crece, si la fe en el Hijo de Dios no crece, comienza a secarse la vida espiritual, la vida de Dios en ti.
Si un milagro es hecho delante de nosotros nos asombramos y emocionamos, lloramos y llegamos a decir: -¡Qué tremendo es Dios! ¡Dios existe!!! etc,

Pero qué creemos, cómo creemos? ¿Es acaso fe?
¿Lo que produce el milagro en el Hombre es Fe para creerle a Dios?

San Juan 4: 46
Jesús volvió al lugar, Caná donde hizo su primera señal convirtiendo el agua en vino.

Quiero decirte a ti, que has recibido hace mucho un Milagro de Dios, y que luego no creíste a su Palabra para continuar esta vida de FE que hoy Jesús, la Palabra, viene por ti, a tocar tu fe, para que no te pierdas de su mano.
 Él volvió a buscar a la mujer del flujo de sangre que lo había tocado, para que manifestará su fe para salvación.(Marcos 5:33-34)

¡Es tiempo de manifestar Fe!

Un milagro no nos da la Salvación de nuestra alma, sino que es la confianza en su palabra, cuando la oímos, lo que nos Salva, y nos lleva hasta el Final.

Quiero decirte que la manifestación del Poder de Dios, DESATARÁ Milagros tremendos e impensables por la mente humana, pero Dios quiere que sus Hijos sepan qué espera él de nosotros:

  • Y él espera que tú ni yo pongamos nuestra confianza en los Milagros que veremos, sino en su Palabra! Porque la gente se puede ir al destino de muerte eterna habiendo recibido los milagros más grandes hechos por el Poder de Dios si no abren su oído y creen poniendo su fe, su confianza en Dios (no en el milagro) para recibir su Vida Eterna y Salvación.

En San Juan 4:46 Jesús vuelve a donde hizo el primer milagro, la primera señal, y dice que un Funcionario Real de Capernaún oyó que él estaba allí, y fue a su encuentro pues tenía un hijo que estaba al borde de la muerte.
Pregunto ¿Tenía necesidad de un milagro, si o no? Sí, tenía gran necesidad de un milagro, pero Jesús le dijo  ¿yo te haré el milagro? ¿Qué le dijo?
Jesús dijo a todos, no solo a él: Nunca vosotros,  creerán si no veis señales y prodigios.
Y a continuación le lanza un desafío al Funcionario afligido:
  •  Le soltó una palabra, que desafiaría lo que él venía a buscar  la fe en esa palabra que había oído sobre quién era Jesús.

Y Nosotros: ¿Vamos a creerle a Dios a menos que hoy veamos señales, milagros y maravillas?
O nos bastará oír una palabra para confiar en que él es todo lo que necesitamos y mucho más que un milagro.

  • La fe nos mueve de un lugar de muerte a un lugar de vida. Este hombre oyó y vino de Capernaún a Caná.
  • No te debes mover por el milagro, porque el milagro es lo que vemos, la Fe obra en lo que no vemos, más aún, en lo que ni sabemos.
 Si el funcionario se hubiera movido por el milagro, no habría podido creerle a la palabra con la que regreso.

El milagro nos permite creer en él, Porque el milagro habla de quien es Dios, hacedor, creador, soberano, dueño y señor, pero la Fe cree a todo lo que él dice Hoy para nuestras vidas.

El milagro es el manto de amor, sobre las necesidad de toda la humanidad, Jesús anduvo haciendo bienes, sanando y liberando a los oprimidos, sin que éstos creyeran o no en él, Dios es compasivo, por eso recibimos pero eso no quiere decir que yo tuve o tengo fe.
Pero El vino a transferir a sus Hijos del reino de la mentira, de la Oscuridad, al reino de la Luz, y la Verdad a cambiarnos nuestro destino de muerte, en un destino de Vida eterna, por la fe en su Palabra.

Un milagro no te transfiere, no te quita del destino de muerte eterna, solo  la fe al oír el mensaje de salvación, y creer a su Palabra, de que él es El Cordero de Dios que murió en tu lugar, pago con su sangre por tus pecados para que andes en una nueva conducta de vida por la fe.

Es necesario que nos examinemos: creo por el milagro o creo por la Palabra que oí y me da Fe.
En estos tiempos se desatarán milagros tremendos pero Dios no quiere perdernos, quiere que tu entiendas que sus Hijos son los que oyen y creen a lo que él dice Hoy.
  • La fe te hace vivir en el milagro, pero el milagro no te hace Vivir en la Fe
  • La fe no viene por el milagro sino por oír lo que Dios dice, y creerle.
  • Dios anhela que sus hijos le crean, porque lo que él hace en nosotros no es instantáneo sino en base a procesos de Espera, y si no le crees a su Palabra te cansarás, y te irás de entre sus brazos.
  • La fe convierte nuestra alma, día a día por la palabra que vamos creyendo de su boca.
  • Dios anhela que como un niño tu le creas y como un hijo maduro esperes en sus promesas, creyendo a todo lo que te diga porque si tú le crees a él, llegarás a hacer MAYORES OBRAS Que las que él Hizo.

San Juan 2: 1-11 habla de la primera señal: el agua en vino, muchos vieron y se asombraron, pero en San juan 4:45 solo dice que esos que vieron ese milagro, solo lo recibieron muy bien.
Mientras que en San Juan 4:39 dice que la Samaritana creyó y muchos de la aldea la siguieron por su testimonio, y en San Juan 4:42 dice que todos ya no creían por lo que dijo la mujer sino por lo que ellos habían OÍDO y lo recibieron como su Salvador del mundo..

¿Estás entre los que reciben bien a Jesús, o entre los que oyendo se convierten, y por su testimonio, convierten a todos los que los rodean trayendo-los a Jesús!!?
Es tiempo de que tu Fe se manifieste en a fin de que toda tu vida sea un reflejo de tu confianza en la Palabra de Dios!

Dios te bendiga,
Pastora Sara Olguín.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ES TIEMPO DE FLORECER: ¡FLORECERÁS!

EL AROMA DE DIOS

SOBRE TI FIJARE MIS OJOS

SEÑAL DEL ULTIMO TIEMPO: LA COMEZON DE OIR

LOS QUE NOS VISITARON

Muchas gracias por tu visita!

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Sara Olguín está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de la obra en https://casafamiliadedios.blogspot.com/.