jueves, 15 de septiembre de 2016

EL DESIERTO NOS HACE BIEN!



Deuteronomio 8: 15- "Que te
condujo a través del inmenso y terrible desierto, con sus serpientes abrasadoras y escorpiones, tierra sedienta donde no había agua; El sacó para ti agua de la roca de pedernal 16- En el desierto te alimentó con el maná que tus padres no habían conocido, para humillarte y probarte, y para finalmente hacerte bien"


Cuanto más grande veas tu problema más difícil sera ver la salida del mismo.
"Hay problemas tan grandes como un desierto, y hay desiertos tan pequeños como un problema"
  • La solución está siempre en manos de Dios, así como la entrada y la salida del desierto es solo de la mano de Dios.
Los problemas, las dificultades forman parte del escenario de un desierto, así como los famosos cactus de los desiertos o las zarzas que giran por el viento ardiente; No nos pueden faltar cuando estamos en medio de uno, con ellas Dios nos va a instruir, nos enseñara, y sus enseñanzas se nos grabarán profundamente, tanto que pasaran los años, ya estando fuera de ellos pero esas enseñanzas guiaran nuestras vidas a Oasis de bendición.
  • La cuestión es que cuando finalice el desierto sabremos mucho más de todo lo que hay en ellos y para que sirven.
  • Allí aprenderemos a usar los antídotos para el veneno de los escorpiones y a pisar los huevos de las serpientes.
  • Y nuestra mentalidad ante Dios cambiará (eso es lo que Dios está intentando) pues ya no lo veremos como lo veíamos sino que aprenderemos que a la postre todo lo que vivimos es para al final hacernos bien.
  • Nuestro aparato alimenticio habrá sido transformado; será capaz de gustar como un manjar un alimento repetido, sin sabor y liviano tanto como si comiéramos un perfecto que decir, un perfecto asado con todo sus agregados!!
  • Especialmente de allí saldremos con las orejas tan grandes por haber oído la Voz de Dios, pues Dios habla en el desierto cuando tú hagas un tabernáculo para él y tú.(Números 1:1).
Hay algo que debe animarte si estas por entrar a un desierto, o ya estas en el, y es que después de un desierto viene una tierra de bendición para conquistar y poseer, conquistar con todo el equipamiento que te dio tu desierto y poseer con la mente que Dios desarrollo en ti, a través de el.

No hay nada más lindo en la vida de los hijos de Dios, que cuando de la mano de Papá entramos a nuestro desierto, pues él nos está diciendo quiero que estemos solos tu y yo por un tiempo. Aleluya.
  • Todo para nosotros y nosotros solo para él!
Dios te bendiga!
Pastora Sara Olguín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

!