sábado, 13 de julio de 2013

EL AROMA DE DIOS

¿Dios tiene olor? ¿Se puede oler a Dios? Amén, sí, Jajaja








Cantar de los Cantares 1:1 al 4
3-"Grata es también, de tus perfumes, la fragancia; tú mismo eres bálsamo fragante. ¡Con razón te aman las doncellas!

Dios tiene aromas, no una sino muchas, muchas.

 Así como nosotros tenemos un perfume especial. Cada piel, cada persona, más allá del perfume personal y de marca o no que use, emana un aroma.

 Los animales emanan un olor, las flores dan diferentes tipos de aromas según su clase.
Todo lo creado por el Creador fue hecho con un olor característico, algunos los perciben otros no.

En el mundo espiritual, también las presencias espirituales se manifiestan con un olor característico, aquellos que tenemos los sentidos espirituales desarrollados, sabemos discernir a que reino pertenecen según su olor.

Dios nos dotó con los cinco sentidos y no fue por antojo o casualidad, cada sentido: oído, tacto, vista, gusto y olfato tienen un porqué, y este porqué es que el Shadai nos hizo a su imagen y semejanza, es decir dotados, equipados, provistos de todo aquello que El tiene, a fin de comunicarnos con El, perfectamente, usando su mismo lenguaje, ¡Gloria a Dios! 

Así que El, posee los mismos sentidos porque a El pertenecen, ¿y para que serán? Como dije antes, para comunicarnos,  para estar más unidos a El y en El.

Así como nos dio sentidos nos dio colores (razas, cabellos, ojos) y nos dio un perfume personal que se activa según los estados emocionales en los cuales pasemos; por ejemplo, cuando estamos junto a la persona que amamos nuestra piel empieza emanar un olor especial por nuestros poros, lo mismo si estamos en estado de ansiedad o temor, etc.

Cuando Dios está siendo desde la tierra adorado, nuestra adoración es recibida como un humo, ese humo se intensifica cuando intensificamos más nuestra adoración a El, ese humo es recibido como un olor grato por su olfato y aquí, el lugar desde donde se eleva ese cántico de adoración es llenado, desde el cielo con su aroma, algunos lo pueden oler.

Recuerdo, cuando hacía muy poquito de que conocía al Señor, como lo buscaba con desesperación, con necesidad pero con mucho asombro; pues siempre me asombraba con algo nuevo de El a través de la oración; recuerdo que me acostaba con el deseo intenso que fuese nuevamente otro día para volver a encontrarme con El, sí verdad!, sé que puede resultar un poco loco, pero así fue en mí, el impacto de Dios.

 Así que, en ese tiempo la atmósfera del cielo, estaba en mi casa, su perfume inundaba cada habitación, pero como yo estaba dentro de la misma no me daba cuenta; estaba habituada a su aroma; lo que me sucedía era, al salir de mi casa, ya que podía percibir olores nauseabundos y demoníacos, como también los olores normales por los que mi espíritu no se incomodaba; pero continuando con el aroma de Dios en mi casa, sucedía que al volver mi esposo de su trabajo era uno de los primeros, que al llegar, siempre me hacía la misma pregunta, que perfume había echado en la casa, yo quedaba al inició desconcertada hasta que Papá me explicó y me enseño en su Palabra, como se manifiesta su presencia cuando lo buscamos; y esta es una de las maneras que nos hace saber que El esta en la casa, ¡aleluya! 
No pienses que ahora ya no esta su aroma en nuestra casa, mucho más que eso: El está permanentemente, jaja.


¡Derrama tu perfume para Él, derrama tu adoración en su secreto y El derramará sobre ti, y toda tu casa un perfume que no tiene precio!

Dios te bendiga.
Pastora Sara Olguín

10 comentarios:

  1. Querida amiga Sara, sólo tengo palabras para decir que esta entrada que escribiste es hermosa, llena de la presencia del Altísimo, ¡verdaderamente hermosa!
    Que el Eterno continúe usando tu vida para su gloria.
    Un fuerte abrazo
    Ana María

    ResponderEliminar
  2. Pastora Sara:
    Que hermosa reflexion! Y es cierto que cuando estamos en la presencia de Dios nos sucede como Maria cuando derramo su costoso perfume sobre el maestro: la casa se lleno de perfume. Que agradable, verdad? Gracias por compartir estas experiencias. Bendiciones!

    ResponderEliminar
  3. Que bendición sus estudios biblicos, El Señor Todopoderoso la bendiga aún más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amada Yamile, es muy grato recibir tu comentario, me bendice muchísimo. Gracias, y eres bienvenida a mi blog cuantas veces quieras, jaja. Grandes bendiciones del Padre Amada!

      Eliminar
    2. Dios le bendiga hoy estábamos viendo una película cristiana con mis hijos y de la recámara de ellos salia un olor muy rico a flores pero increible y mi hijo pequeño estaba moles antes de sentir el olor y se fue a su recámara y regreso mas tranquilo pero sus manitas tenían el mismo olor que emanaba en ambiente de mi casa estábamos muy sorprendidos que será???

      Eliminar
    3. Hola estimada Yamile, Si eres una persona de oración y en tu casa reina el reino de DIos, como no se manifestará el Rey con su precioso perfume! Yo creo que si como he escrito el reino de las tinieblas se manifestaba en nuestras casas y vidas, como ahora que hemos nacido en el reino de Dios no se nos manifestarán todos sus atributos, y todos sus beneficios. El reino de Dios es: Justicia, paz y gozo en su Espíritu, aleluya! Gracias por compartirnos. Un fuerte abrazo en Cristo.

      Eliminar
  4. Wow! Hermoso, Gloria a Dios, Que dichosos somos cuando Dios se hace sentir tan palpable tan presente, debemos anhelar cada dia mas estar en su presencia.

    Bediciones pastora y Hermoso Devocional :)

    ResponderEliminar
  5. yo he sentido la presencia de Dios por su olor en mi habitación , al principio me parecía muy raro, todo mi cuarto se inundaba de un olor a canela, el cual me despertaba pero después empecé a indagar que podría ser y alguien me hablo acerca del aroma de Dios

    ResponderEliminar
  6. Gloria a Dios !!! por esta reflexion, en este tiempo el Señor no solo me esta inquietando a meditar acerca de su perfume, que verdaderamente es exelso sobrenatural , sino tambien a ser responsable en lo personal , a oler bien es decir , los demonios huelen muy feo , pero no deben ellos molestarnos a nosotros , sino nosotros atormentarlos a ellos con el perfume del espiritu santo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, así es estimado hermano Benjamin Seijo, somos nosotros que llevamos el Olor a Vida quien debemos esparcirnos y ahuyentarlos. Dios lo siga bendiciendo!! Un placer para servirlo
      Pastora Sara Gámez.

      Eliminar

Me gusta tu comentario! Dios te Bendiga amigo/a!!